El Vaticano no debe formar parte de la ONU, ni siquiera como observador.

A propósito de la comparecencia del Vaticano ante el “Comité de la Convención de los Derechos del Niño en Ginebra” el pasado 16 de enero de 2014, éste ha denunciado en un duro y meticuloso informe que se hizo público el pasado 5 de febrero, las acciones y omisiones en relación a los atentados y agresiones graves contra la infancia que, en el seno de la iglesia católica, se han cometido en todo el mundo, vulnerando la “Convención de los Derechos del Niño”.

Estamos quizá ante un nuevo “acto de hipocresía internacional”, porque cuando -en julio de 2004– la Santa Sede recibió (definitivamente) el apoyo institucional para su incorporación plena en la ONU, “como miembro observador”, con la sola excepción de no tener derecho a voto, ya era sobradamente conocido, por el alto organismo internacional y por muchos gobiernos, el abuso a menores que durante décadas se había (o se estaba) cometiendo en centros religiosos católicos de todo el mundo y que afectaba a decenas de miles de víctimas (niños y niñas).

Delitos sexuales que fueron cometidos por miles de eclesiásticos, durante decenas de años, amparándose en su “poder” religioso, moral y económico, para actuar con las víctimas y, además, “protegerse” impunemente de la justicia. Consiguiéndolo, en la mayoría de los casos, con la complicidad de ésta y de los Estados. Mientras que la alta jerarquía católica, hasta hace muy poco tiempo, no sólo los ocultaba, sino que los amparaba y aun hoy no ha pedido disculpas.

Como ha expresado el profesor JJ Tamayo en un artículo reciente: “No importaba la pérdida de dignidad de las víctimas, ni los daños y secuelas, muchas veces irreversibles, ni las lesiones graves físicas, psíquicas y mentales con las que tenían que convivir los afectados de por vida. Faltó compasión con las víctimas y sensibilidad hacia sus sufrimientos. No hubo acto de contrición alguno, ni arrepentimiento, ni propósito de la enmienda, ni reparación de los daños causados, ni se produjo acto alguno de rehabilitación, ni se hizo justicia”

Partimos de la base de que, en mi opinión muy personal, la denominación de “Estado Vaticano” y la aceptación por la comunidad internacionales es gravemente errónea, si nos atenemos a las características mínimas de lo que debe ser considerado como un Estado de ciudadanos y ciudadanas con una organización y leyes civiles concretas, ya no digamos si nos atenemos a su origen (1929, otorgado por Mussolini, con el beneplácito de la internacional fascista)

El Vaticano con sus cientos de “diócesis” repartidas por todo el mundo, con la pretensión de ser pequeños “reinos”, con independencia político-jurídica, allá donde los Estados se lo permiten, no es más que una multinacional religiosa o asociación internacional de católicos y, además, una gran corporación empresarial.

Personalmente me parece una humillación para la “sociedad de naciones”, para el conjunto de ciudadanos y ciudadanas, para la construcción de las democracias y el avance en las libertades, que una entidad religiosa, la “católica apostólica y romana”, que “maneja” miles de negocios financieros, turísticos, alimentarios, sanitarios, de enseñanza, de nuevas tecnologías, editoriales, etc. que es propietaria de inmuebles y suelo rústico en casi todos los países del mundo (en muchos casos usurpados).

Que cuenta, en su seno, con organizaciones fundamentalistas como el OPUS, Camino Neocatecumenal, Comunión y Liberación, Legionarios de Cristo, Acción católica de propagandistas, y otras muchas repartidas por todo el mundo, que tratan de imponer “su moral” particular (a veces a la fuerza) en contra de las libertades cívicas y ejerciendo su proselitismo a través de su enorme poder de lobby, en el seno de la política, de la judicatura y de las finanzas.

Que ha perseguido y asesinado, hasta hace muy poco, a los “infieles” a través de una entidad criminal, como “El Santo Oficio”. Que se ha opuesto a la “libertad de conciencia” y al libre ejercicio de otras religiones, allá donde es muy mayoritaria y los gobiernos de turno se lo permiten o han permitido. Que ha sido “aliada” de regímenes políticos totalitarios y fascistas y cómplice de sus “fechorías”.

Que con su postura dogmática e intransigente con el control de la natalidad y le educación afectivo sexual, ha tenido consecuencias graves, como ha sido que millones de mujeres y de niños tengan enfermedades, como el sida o a la muerte por hambruna, sobre todo en África. Que niegan el derecho que tienen las mujeres a decidir sobre su maternidad, vulnerando el derecho a la libertad de conciencia. Que es patriarcal en su organización interna.

Que han condenado brutalmente y, en la actualidad, se oponen a los avances científicos y descubrimientos, que han ido (y van) en contra de su “moral” o interpretación mística de la naturaleza.

Una corporación religiosa que se pronuncia, por parte de muchos de sus líderes, en contra de la homosexualidad o de otras identidades sexuales que no sean la de “hombre y mujer”, exclusivamente. Que rechazan (en muchos casos de forma violenta) los matrimonios entre personas del mismo sexo. Que “persigue” de forma muy sutil y abiertamente a los fieles católicos que niegan ciertos dogmas ancestrales o se salen de la “disciplina” feudal del infalible jefe supremo y sus jerarcas por todo el mundo.

Muchos gobiernos, la ONU y otros organismos internacionales están siendo, de hecho, cómplices de esta postura político-religiosa que practica la “iglesia católica oficial” a nivel mundial, camuflada como Estado-ficción… o “iglesia de los pobres”.

Pienso, personalmente, que ha llegado el momento de que se organice una “corriente internacional cívica y política” que se posicione en contra de la participación de la Santa Sede en la ONU y en otros organismos internacionales. Ya que como mera entidad religiosa o como corporación empresarial no reúne ningún requisito para ello. Es más cualquier Estado soberano que practicara o actuara como lo hace el Vaticano no tendría cabida. “A Dios, lo que es de Dios…”

 

Francisco Delgado | Presidente de Europa Laica.

EL SIGLO XVIII Y EL ADVENIMIENTO DE LA MASONERIA MODERNA

INTRODUCCION

Según el calendario gregoriano, que es la medición del tiempo que nos rige, el siglo XVIII comprende los años 1701 a 1800 era vulgar, en expresión masónica. En el transcurso de la historia occidental ha sido llamado el Siglo de las Luces, en mención a que durante este período surgió y se desarrolló el movimiento intelectual llamado la Ilustraciónque comprendió la sumatoria del conocimiento alcanzado por el ser humano en las artes, la filosofía, la ciencia, la política, la economía y el derecho.

 

A través de los años, se ha constatado que lo ocurrido en esa época es fundamental para comprender el mundo actual pues un sinfín de acontecimientos científicos, políticos, sociales, económicos, culturales e intelectuales tienen su génesis allí.

 

De hecho, partió con la máquina de vapor y culminó con la Revolución Francesa, la Independencia de los Estados Unidos y las luchas independentistas de América Latina, por mencionar sólo algunos referentes. Entre estos acontecimientos ocurrió la más notable evolución de las artes, las ciencias y las libertades del individuo, jamás vivida en la historia de la Humanidad. En la Ilustración confluyeron las más avanzadas ideas, proyectos y postulados que emanaban de las inteligencias aún soterradas por el dominio brutal de la ignorancia y el dogmatismo heredado de la Edad Media, y que habían empezado a emerger y crecer durante el Renacimiento.

 

Tras el caos político, social y militar vivido en el siglo XVII, se imponen las condiciones para que surja este movimiento cuya principal característica es la reafirmación del poder de la Razón humana, contrapuesta a la fe, los dogmas y la superstición. Las estructuras sociales basadas en el vasallaje y en el feudalismo colapsan, arrastradas especialmente por las consecuencias de un término que irrumpe para designar energías de cambio: Revolución. Desde Inglaterra, en el alba del siglo, se expande indetenible la Revolución Industrial y sus consecuencias.

 

¿Y qué ocurría con la masonería en este bullente mar de olas intelectuales del siglo XVIII? Pues no era precisamente un grupo de individuos que observara a distancia, con escepticismo o indiferencia. Tampoco era un simple grupo. Eran protagonistas, impulsores y creadores. Obviamente no todos los que participaban eran masones, pero es dable concluír que a la inversa, todos los masones eran partícipes, responsables y activos difusores de los cambios. La afirmación nada tiene de audaz si analizamos la cantidad de masones presentes en la consignación histórica de cada evento vinculado. Por sobre todo, el sentido ideológico más profundo que se logró imponer son los principios y valores de la masonería universal, con el lema de la Revolución Francesa como paradigma : Libertad, Igualdad y Fraternidad.

 

Si bien está documentado que la Masonería existía varios cientos de años antes del siglo XVIII acotada a los antiguos gremios de constructores, albañiles o “masones”, es en ese tiempo que se ubica el nacimiento formal, el establecimiento de la institucionalidad que perdura hasta nuestros días.

 

No es de extrañar que esta formalización ocurriera en Inglaterra, al lado de las Altas Tierras de Escocia, Highlands, donde recibieron refugio los Templarios quienes a lo largo de los siglos se vincularon a la economía local y, en especial, al gremio de los constructores.

 

En toda Europa, las nuevas condiciones, los avances mencionados, van produciendo también al interior de la Masonería un proceso que se impone lentamente desde el siglo XVI y que sería el detonante para el llamado Advenimiento de la Masonería Moderna. En las Logias otrora cerradas a quien no perteneciese al gremio de los constructores, se iban incorporando miembros que ejercían otras actividades.

 

Según los historiadores, así comenzó un cambio en la Masonería inicialmente imposible de prever en sus consecuencias, pero que a la postre la salva de la desaparición: se va estructurando una nueva Masonería, que llevó a que a lo largo de los  siglos XVII y XVIII los pensadores se refugiaran en las Logias protegiendose de los embates del orden establecido y el pensamiento único.

 

Así, el 24 de junio de 1717, en la festividad de San Juan Bautista, en la Alehouse Goose and Gridiron o Taberna Ganso y Parrilla, de Londres, se reunen las cuatro Logias londinenses que dan vida oficial a la primera Gran Logia, y ponen fecha de nacimiento a la Masonería Moderna o Masonería Especulativa, dejando el pasado para la Masonería Operativa.

 

Esta institución pasaría, en 1721, a tomar el nombre de Gran Logia de Inglaterra que mantiene hasta hoy. A pesar de haber sido un enorme impulso para la extensión de la Masonería, derivando de ella incluso la propia Gran Logia de Francia, su existencia no ha estado vacía de conflictos, en lo inmediato con la Orden Escocesa y a través de los tiempos por su exacerbado y anacrónico rechazo al derecho de las mujeres a ser iniciadas.

 

 

La Masonería Operativa

 

            Las primeras Logias agrupaban en su seno exclusivamente a quienes laboraban en el gremio de la construcción, una actividad de alta evaluación y códigos estrictamente protegidos del conocimiento fuera de este ámbito. Albañiles, picapedreros, arquitectos eran en extremo celosos con el secreto profesional, a la vez que con su formación intelectual y su interés por las ciencias y la filosofía. “Son los maestros conocedores de la Geometría, por ende son sabios”, se decía. Durante la Edad Media, recorrían de feudo en feudo contratados especialmente por la realeza, el clero y la nobleza para construír castillos y catedrales, muchos aún en pie. Se instalaban en pequeñas construcciones, que llamaban Loggia y que levantaban cerca de la obra. Cuando llegaba la noche, practicaban rituales y recibían ceremonialmente a los jóvenes que aspiraban a ingresar al gremio.

 

Los masones operativos utilizaban los instrumentos de construcción para el uso normal a que estaban destinados, pero daban a cada uno una interpretación simbólica de carácter esotérica, moral, ética y espiritual. Muy jerárquicos, tenían una organización gradual y manejaban conocimientos científicos y tecnológicos que guardaban en el mayor secreto, protegidos por claves y métodos de reconocimiento igualmente secretos.

 

Dado que los ritos en si son sistemas de enseñanza y aprendizaje, los Grados son estadios de conocimiento en los cuales progresivamente se va incrementando el saber. Al pasar de Operativos a Especulativos la masonería mantuvo el Ritual, respetando el significado de cada elemento pero reemplazandolos símbologicamente.

 

No todos los gremios de masones operativos eran iguales, ya que el país en que vivían influía fuertemente en sus características particulares y diferenciadoras. Esto hizo que, desde la propia Edad Media, se fuese gestando un desarrollo diferente, lo que posteriormente serían los distintos ritos y costumbres masónicas en la Masonería moderna.

 

Los antiguos masones practicaban la fraternidad y sus reuniones eran de reserva absoluta. En ellas ejercían la libertad de pensamiento y de expresión, derechos no muy bien respetados ni aceptados como tales en varias épocas.

 

Al surgir el germen de la Masonería Especulativa, siglos XVII y XVIII, señala el connotado masón Iván Herrera Michel, estas Logias fueron refugio de perseguidos por delitos políticos y supuestas o reales conspiraciones derivadas de los movimientos libertarios de la época. “Basta imaginar un poco”, dice Herrera Michel, “lo que implicaría hoy que esa cabañita que llamaban Logia sirviera de refugio, o caleta, para las reuniones de los intelectuales de izquierda, y/o los que quieren que el gobierno en ejercicio se caiga. La policía los busca, los gobernantes los persiguen y gran parte de la sociedad no está de acuerdo con sus ideas y procederes; pero ellos allí, por alguna razón legal estarían a salvo de allanamientos, operativos o otras represiones“.

 

Las Logias brindaban inmunidad a los que buscaban en ellas estar a cubierto, en razón precisamente, a privilegios que los constructores organizados habían acumulado durante siglos en su provechosa relación con las casas reinantes y los jerarcas católicos.

 

En el siglo XVI se inició la decadencia del Gremio. La construcción de catedrales, grandes monumentos y palacios empieza a dejar de ser la aspiración máxima de las clases dominantes, es decir del clero y de la nobleza. Cierta forma incipiente de exigencias populares frente a los abusos en impuestos y diezmos, va bajando los arbitrarios ingresos y produciendo crisis económicas que, al igual que en nuestros días, afectan la construcción.

 

Pero esto es también el signo de una forma distinta de orden social, que necesita de construcciones más pequeñas y de menor costo, ya que la demanda de obras ahora proviene de un grupo emergente: la burguesía.

 

Una Plancha de la Logia española Conde de Aranda, relata en forma precisa el proceso:

 

El paso de la Masonería Medieval o Masonería Operativa, cuyos miembros en número importante se obligaban a ser buenos cristianos, a frecuentar la iglesia y a promover el amor a Dios y al prójimo, a la Masonería Moderna o Masonería Especulativa, puede seguirse a través de una serie de documentos que se encuentran en la famosa Gran Logia de Edimburgo, y sus archivos completos desde 1599. Ellos nos permiten constatar que poco a poco, a lo largo del siglo XVII aparecen en los procesos verbales, al lado de los verdaderos operarios que trabajaban la piedra, otros personajes de los que consta ejercían una profesión totalmente diferente: abogados, mercaderes, cirujanos, etc. Asistían a las reuniones masónicas  a título de Accepted Masons o miembros honorarios, más conocidos con el nombre de Masones Aceptados. Solía tratarse de personajes de la alta sociedad que patrocinaban a los gremios, y les prestaban ayuda.

 

Por otra parte, la aparición de las Academias de Arquitectura -en especial en Italia- quitó razón de ser al sistema gremial de aprendizaje de la construcción, con todo lo que esto llevaba de transmisión ritual de los secretos del oficio. Las hermandades y Logias masónicas fueron paulatinamente quedando en manos de francmasones adoptados.

 

De a poco y de manera natural, los especulativos se fueron imponiendo a los operativos.

 

El período de transición abarca fundamentalmente de 1660 a 1716, época de trastornos sociales, políticos y religiosos en toda Europa, y que habían concentrado en Inglaterra a la mayor parte de los masones operativos europeos a fin de reconstruir la ciudad de Londres, prácticamente destruida a raíz del incendio de 1666. Fue crucial en la enorme influencia que tuvo la Masonería inglesa una institución que creada por masones y que agrupó a los más brillantes intelectos de entonces y ahora, cuya historia sería demasiado extenso abarcar. Se trata de la Royal Society que está íntimamente entrelazada con la historia de la ciencia y de la Masonería en Inglaterra y Escocia desde 1660. Sus orígenes están en una institución conocida como “Invisible College” integrada por unos filósofos Masones y que congregaba entre sus miembros a lo más granado del intelecto inglés, entre ellos al matemático y físico masón Sir Isaac Newton y el caballero Andre de Ramsay que habría de ser en Francia uno de los fundadores del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

 

La Masonería Especulativa

 

El proceso de instauración llega a su fin oficial en 1717, fecha que señala convencionalmente el nacimiento de la francmasonería moderna, cuando cuatro logias de Londres, cuyos miembros eran exclusivamente especulativos o adoptados, fundaron la Gran Logia de Inglaterra y, cuatro años después, en enero de 1723, establecieron la llamada Constitución de Anderson que rige y norma hasta el presente a las Ordenes adscritas a la Gran Logia londinense, como la la Gran Logia masculina de Chile. Este texto, de 93 páginas está influenciado fuertemente por las ideas religiosas del presbítero James Anderson. En los ingleses nació una masiva predisposición, especialmente entre los eruditos, lo que hace que la institución se desarrolle y expanda por el mjundo entero en pocas décadas. Solo en Londres, las Logias alcanzaron a un centenar y derivaron las Ordenes de España y Francia, que luego declaró su autonomía.

 

A partir de entonces se verificó un cambio en la orientación de la hermandad masónica. A partir de aquel período, la masonería se transformó en una institución cuya característica era la consecución de una finalidad ética, moral y valórica, susceptible de propagarse por todos los pueblos civilizados.

 

La Masonería Moderna se instaló haciendo realidad postulados aprobados en 1523, en la Asamblea General de Francmasones realizada en Francia  que emitió una organización básica y acordó principios impresionantemente vigentes hasta el dia de hoy, especialmente la definición de Orden con finalidad filosófica y científica, así como representativa de una nueva orientación ideológica, liberal y progresista.

 

No deja de sorprender que hace casi 500 años, en esta incipiente Masonería Especulativa, se haya aprobado no sólo la forma en que hoy día nos hemos reunido aquí, sino que además se haya establecido como “deberes primordiales de los masones” el pugnar (término original que os aconsejo revisar el significado), entre otros temas :

 

– por el reconocimiento de la separación de la filosofía de la teología;

–  por la libertad de pensamiento y de investigación científica;

–  por el intercambio de los conocimientos y de las prácticas entre los hombres    para el bien propio y de la humanidad;

–  por la libertad de conciencia religiosa;

– por la abolición de los privilegios de las castas de la nobleza y del clero;
– por los derechos de los pueblos de gobernarse libremente, según sus leyes y costumbres.

 

En la Constitución aprobada en esta Asamblea se establecía, entre otros puntos que, como producto del pensamiento filosófico progresista, los conceptos básicos de la Francmasonería son sagrados e inviolables y -remarcaba- no pueden estar en contraposición con los progresos de las Ciencias ni con las ideas avanzadas de épocas posteriores; por lo tanto, los Francmasones no pueden tergiversarlos ni omitirlos, sin perder su calidad de progresistas y de Francmasones. También señala que todo Francmasón electo para un cargo o representación, es responsable ante sus electores y puede ser destituido por ellos en cualquier momento y que entre los Francmasones y sus asociaciones no pueden existir diferencias basadas en la distinción de razas, color o nacionalidad. El último punto es clave para dimensionar la importancia de la participación masónica en los acontecimientos del siglo XVIII ya que indica que “ los principios de Universalidad, Cosmopolitismo, Libertad (no esclavitud), Igualdad (ante las posibilidades) y Fraternidad (como base de relaciones entre los hombres) son las metas de la Francmasonería.

El documento termina con una frase que impacta: “Por el triunfo de la Verdad científicamente demostrable, por el progreso del Género Humano, por la Unión, la Solidaridad y Cooperación entre los Francmasones, y por la fraternidad Universal.

A esta vanguardista Masonería Especulativa, generada en la Logia de Leonardo Da Vinci, de perfil progresista, adogmático y liberal, pertenecerían grandes hombres de la época, muchos de ellos víctimas y perseguidos por la Inquisición como Giordano Bruno, o de la talla de Benvenuto Cellini y del teólogo y científico español Miguel Servet.

 

Aún más, la reforma inglesa de 1651 modificó el artículo 10 de los Principios básicos de la Francmasonería, y añadió pugnar por la implantación de la educación laica en las escuelas, por la abolición de la esclavitud humana; y por la abolición de la monarquía y el establecimiento de la República.

 

Si en el siglo XVI y en el XVII la Masonería hablaba en esos términos, no sólo se comprende la aseveración de Herrera Michel respecto de la función “protectora” de las Logias, sino que lo ocurrido en el siglo XVIII no debería sorprendernos ya que la iluminación llevada por los masones al Siglo de la Luz no fue más que cumplir con el propósito enunciado de aportar al beneficio de la humanidad.

 

El lento proceso de relevo de la operatividad a lo especulativo comporta el trabajo de sintetización simbólica de todos los elementos cotidianos del trabajo operativo. Este fenómeno se da simultánea y paralelamente en toda Europa sin que haya, en principio, ninguna intención de homogeneizar los contenidos.

 

 

La Ilustración

 

Mientras católicos y protestantes ensangrentaban Europa con sus guerras religiosas, los masones trataban de combatir la ignorancia y el fanatismo dogmático mediante la educación y la filantropía, esquivando las persecuciones de la Iglesia y el absolutismo.

 

Como bien sabemos todos nosotros, la Masonería -ni antes ni ahora- interviene institucionalmente, sino a través de sus miembros. Durante más de doscientos años, sus principios fueron consolidando una corriente de pensamiento que se reflejó en la creación y desarrollo del movimiento llamado Ilustración,que tuvo a los masones no solo como integrantes, sino como parte fundamental de sus protagonistas. El propio nombre de Siglo de las Luces, por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la razón, nos lo corrobora.

 

La Ilustración, primera cultura laica en la historia de Europa, fue un movimiento cultural que se desarrolló en Inglaterra y Francia a mediados del siglo XVII y durante el siglo XVIII, concordante también con las fechas emblemáticas de la Masonería. El eje de sus convicciones se sustentaba en que la Razón Humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía, y construír un mundo mejor.

 

Para la posteridad quedaron sus ideas plasmadas en su Enciclopedia, la monumental obra  que reunió todo el conocimiento científico y humanista alcanzado hasta ese período. En ella se evidencia el escepticismo religioso, la confianza ilimitada en el progreso, el repudio a la tradición de la opresión y el rechazo al orden basado en dios, instaurando un orden basado en el hombre. Su éxito fue extraordinario en toda Europa y América.

 

Jostein Gaarder sintetiza en siete puntos las ideas principales de la Ilustración:

 

  • 1. Rebelión contra las autoridades
  • 2. Racionalismo
  • 3, La idea de «ilustrar»
  • 4. Optimismo cultural
  • 5. Vuelta a la naturaleza
  • 6. Cristianismo humanizado
  • 7. Derechos humanos o derechos naturales del ser humano, como se denominaban entonces.

 

La rebelión contra las autoridades significaba combatir el imperio del rey, de la nobleza y del clero, instaurando gobiernos en los que tuviese participación la voluntad ciudadana. Llamaban drásticamente a eliminar el poder por herencia.

 

            Los filósofos de la Ilustración consideraron como su cometido construir una base también para la moral, la religión y la ética, de acuerdo con la Razón inalterable de las personas.

 

Fundadores de la pedagogía como ciencia, consideraban que era el momento de “ilustrar” a las grandes capas del pueblo, pues ésta -sostenían- era la condición previa para una sociedad mejor ya que, a su juicio, la miseria y la opresión eran consecuencia de la ignorancia y la superstición, y que se debía combatir también educando en especial a los niños. Y, en cuanto se difundieran la razón y los conocimientos, la humanidad haría grandes progresos. Era, para ellos, simplemente cuestión de tiempo que la sinrazón y la ignorancia cedieran ante una humanidad «ilustrada».

 

Respecto de la religión, ella debía estar en corcordancia con la razón humana y jamás poner límites al pensamiento, como son los dogmas. Si bien un importante número de ilustrados eran ateos, la gran mayoría tendía hacia el deísmo, la creencia en un ser superior que habría creado el universo, pero sin intervenir posteriormente.

 

Como era de esperar, los enciclopedistas no se contentaron sólo con la teoría. Lucharon activamente en favor de lo que llamaron “derechos naturales” de los ciudadanos, esos derechos que los seres humanos deben tener simplemente en virtud de haber nacido. Mucho después se pasó a denominarlos “derechos humanos”. Incluían en estas reivindicaciones a los negros y a los delincuentes, remarcando la obligatoriedad de legislar e imponer el respeto a las leyes y a una sociedad de derecho que impusiera el principio de la “inviolabilidad del Individuo”.

 

Combatieron la censura, propugnando la libertad de imprenta porque había que garantizar el derecho de las personas a pensar libremente y expresar sus ideas en todo terreno, especialmente el religioso, la moral y la ética. Lo que hoy cotidianamente recibe el nombre de “temas valóricos”.

 

Este cúmulo de reformas y propuestas en pro de un mundo mejor, con justicia y bienestar construyó la Declaración de los Derechos del Hombrey del Ciudadano, aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente de Francia, el 26 de agosto de 1789, uno de los documentos fundamentales de la Revolución Francesa.

 

En la segunda mitad del siglo XVIII, la Masonería francesa deja de ser solo un Club de hombres ilustrados para, impulsados por las ideas de los enciclopedistas, convertirse en caja de resonancia del Siglo de las Luces, participando en las concepciones que dieron pie a la Revolución Francesa, y formaron a un grupo meritorio de jóvenes pertenecientes a la burguesía criolla americana, para que a partir de sus propios talentos y con la ideología libertaria de las Logias continentales europeas, independizaran a casi todo el continente americano. Llegaron, incluso, a fundarse un número importe de Logias en toda América que trajeron al nuevo continente las ideas de la Ilustración y dieron nacimiento a las Ordenes existentes en todo en continente.

 

En este siglo XXI ya no hay duda de que Gran Oriente de Francia nació como un cuerpo poderoso, influenciado por las luces filosóficas y las diversas culturas especulativas. Hoy sabemos que no existió un complot Masónico, como se acusó en diversos períodos, en el origen de la Revolución Francesa, pero reconocemos que muchos Francmasones tuvieron participación en los eventos de ella, y que la influencia de las ideas debatidas en las Logias fue determinante. Estas huellas Masónicas en la Revolución también, es reconocido, se reflejan en los modelos de funcionamiento y en muchos de los signos simbólicos adoptados por las nuevas instituciones. El propio lema, Libertad-Igualdad-Fraternidad, como hemos dicho, el Compás, la Escuadra y el Ojo en las iconografías  de Estados Unidos. Y no olvidemos que La Marsellesa, una canción compuesta por el Masón Rouget de Lisle, se transforma en el himno nacional de Francia.

 

La Masonería Especulativa culminó así el siglo XVIII con su partipación activa y determinante en los trascendentales acontecimientos históricos del fin de esa era. Su impronta está en la Revolución Francesa, en la Independencia de los Estados Unidos y en las acciones libertarias de los movimientos independentistas de Latinoamerica.

CONCLUSIONES

 

El mundo entero admite hoy que la propagación de los principios masónicos durante el siglo XVIII preparó una profunda transformación en todo el mundo, constituyendo las bases sobre las cuales se liberaron muchos pueblos del mundo que alcanzaron la democracia. Estos principios de fraternidad laboraron en la construcción del bienestar humano, con el objeto de que cada uno de sus miembros se convirtiera en constructor, no sólo de su templo interior, sino que también de todo el edificio social.

 

Newton, Bacon, los ilustrados Voltaire, Rousseau y Montesquieu, Benjamin Franklin, Jefferson, Diderot, Condorset, los independentistas Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Emiliano Zapata y Pancho Villa, San Martín y O’Higgins. Y tantos más. El propósito común fue liderar hacia el progreso y la justicia, rompiendo ataduras de tradiciones, superstición, irracionalidad y tiranía. El marco intelectual para hacer germinar la semilla libertaria.

 

La nueva Masonería ya no tiene como objetivo la construcción de templos materiales sino templos ideales o espirituales, al interior de cada uno. Su mira es el perfeccionamiento individual para aportar al perfeccionamiento de la sociedad en su conjunto y de la humanidad.

 

La Masonería, ya sea Operativa o Especulativa, ha sido fiel a su ethos de organización espiritual, nacida como una sociedad de ayuda mutua, una orgánica para protegerse y proteger, basada en la fuerza de las interrelaciones humanas positivas y benéficas entre sus miembros. Es decir, en la solidaridady en la fraternidad.

 

A veces nos quedamos en sus características de Orden…. Y se nos queda atrás esta identidad que desde su aparición, sin importar en qué siglo haya sido, la sella como un grupo que ve la luz de la hermandad.

 

ETHEL PLISCOFF    M:.M:.

 

 

Mauritania es un estado “islámico y no laico”.

El Presidente mauritano, Mohamed uld Abdel Aziz, proclamó hoy que su país es un estado “islámico y no laico”, ante miles de manifestantes indignados por la reciente aparición en una web de un artículo considerado blasfemo.

“Mauritania no es laica, y el islam y el profeta Mahoma están por encima de todo: atentar contra la religión del Estado y del pueblo no se puede tolerar de ninguna manera”, afirmó Abdel Aziz ante los participantes en una de las mayores manifestaciones de los últimos años.

 

La pasada semana, un joven mauritano escribió un artículo en el que criticaba a Mahoma, lo que desató una ola de manifestaciones en todo el país. Fue inculpado por “blasfemia” y encerrado en la prisión de Nuadibú, la mayor ciudad del norte del país.

 

El artículo -en el que al parecer criticaba algunas opiniones de Mahoma sobre la yihad o guerra santa- fue retirado horas después de aparecer en una página web ante el escándalo desatado, lo que significa que la mayoría de los mauritanos no lo han leído.

 

“Vuestra acción de hoy (la manifestación) es lo mínimo para protestar por este crimen contra nuestra religión sagrada, y os aseguro que yo personalmente y mi Gobierno no ahorraremos ningún esfuerzo para proteger y defender esta religión y sus valores sagrados”, dijo Abdel Aziz.

El presidente añadió que la justicia seguirá su curso pero que “por encima de todo está la religión, a la que no se puede atacar bajo ningún pretexto y así será cualquiera que sea el grado de democracia y de libertades” en el país.

 

Autor: Agencia Efe.

 

 

EL PAPA FRANCISCO Y EL CAPITALISMO

Cuando yo era niño, mis padres me enseñaron que una cosa son las religiones (aconsejándonos a mí y a mis hermanos ser respetuosos con sus creyentes, como parte del respeto debido a todo ser humano) y otra cosa son las Iglesias (del color que sean), que reproducen y gestionan las religiones para beneficio de sus aparatos o jerarquías, lo cual explica su constante identificación con las estructuras de poder a las cuales sirven. Ni que decir tiene que mis padres no nos exigían respeto por dichas instituciones. Todo lo contrario, teníamos que juzgarlas por su servilismo a esas estructuras.

 

A lo largo de mi vida he vivido y visitado muchísimos países. Y en todos ellos siempre he visto que las Iglesias (y muy en especial la Católica) sirven siempre a las estructuras de poder, siendo España el caso más patente. Es, por lo tanto, comprensible el anticlericalismo de las clases populares en España y considero un síntoma de enorme frivolidad trivializar este anticlericalismo como un sentimiento gratuito, resultado de ideologías extranjeras que manipulan a los pueblos. Las clases populares no necesitaban ningún estímulo externo para ver y reaccionar a lo que veían.

 

Este conservadurismo de la Iglesia Católica (una de las religiones más conservadoras hoy existentes) es, en parte, comprensible, debido al beneficio económico que le reporta. La base material de su ideología -como dirían los materialistas históricos- son las ventajas materiales que derivan de su servilismo al poder. Pero este mismo servilismo es lo que explica su postura anticientífica, pues se siente amenazada por el conocimiento científico. No es por casualidad que no fue hasta el año 1992 (sí, 1992) que la Iglesia Católica se disculpó por haber perseguido en el siglo XVII a Galileo, que tuvo la osadía de indicar que, en contra de lo que decía la Iglesia, era la Tierra la que daba vueltas alrededor del Sol y no al revés. En 2008, el Vaticano incluso pensó en hacerle un monumento, aunque decidió retrasarlo porque era todavía demasiado pronto. En la Iglesia Católica, las cosas de palacio van un poquitín despacio.

 

¿Qué está pasando en el Vaticano?

 

Es interesante, por cierto, que en el diario del Vaticano, un historiador alemán, Georg Sans, escribiera en 2009 un artículo alabando a Karl Marx por su introducción del concepto de alienación originado por el capitalismo. Decía Georg Sans “tenemos que preguntarnos si Marx no llevaba razón en su descripción del capitalismo como generador de alienación…” (citado en “Is the Pope Getting the Catholics Ready for an Economic Revolution? (Maybe He Read Marx)”, de Lynn Parramore). Y las declaraciones del nuevo Papa criticando al capitalismo están creando un gran revuelo.

 

Ahora bien, hay que darse cuenta de que la Iglesia Católica, y concretamente el Vaticano, siempre ha tenido actitudes críticas hacia los excesos del capitalismo. Desde las encíclicas de León XIII (1878-1903) hasta Juan Pablo II, las críticas del exceso del capitalismo han sido constantes, en general, más acentuadas cuando otras ideologías contrarias a la Iglesia (aunque no contrarias a la religión) como el marxismo adquirían gran atracción en los movimientos obrero e intelectual del mundo occidental.

 

Ahora bien, lo que es nuevo en el Vaticano es que en el documento que acaba de publicar el Papa Francisco sobre la pobreza y la Iglesia, parece haber un atisbo de que este Papa quiere ir un paso más allá, pues su crítica no se limita a los excesos del capitalismo, sino al capitalismo en sí. Existen partes del documento que parecen aproximarse a esta postura. Escribe Francisco: “el mandamiento No matarás establece un mandato a respetar la vida  humana. De ahí que este “no matar” debe aplicarse a un sistema económico basado en la desigualdad y en la exclusión…”. Añade Francisco que “tal economía mata. De ahí que hasta que no termine el dominio absoluto de los mercados y su especulación financiera (que Francisco indica correctamente que es intrínseca en el capitalismo…), y hasta que no se ataquen las raíces de esas desigualdades, no se encontrará ninguna solución a los problemas del mundo, o a ningún problema”.

 

Otro párrafo de Francisco: “algunas personas (Francisco podría haber escrito la mayoría de los establishments económicos, financieros, políticos y mediáticos europeos y estadounidenses) continúan defendiendo las teorías del “trickle-down”, que asumen que la concentración de la riqueza que se produce en el crecimiento económico (capitalista) y en sus mercados, traerá inevitablemente mayor justicia e inclusión, al aumentar tal riqueza y mejorar la vida de todos y la cohesión social. Dicha opinión, que nunca ha sido confirmada por los datos, expresa una ingenua y cruda fe en la bondad de los que concentran el poder económico y en la eficiencia sacrosanta del sistema económico existente”. No he visto este párrafo citado en ningún de los medios de comunicación de mayor difusión españoles, que sistemáticamente han excluido a voces críticas del neoliberalismo dominante.

 

Ni que decir tiene que la respuesta ha sido predeciblemente hostil. En EEUU, un país con una cultura mediática dominante profundamente conservadora, ya han aparecido varios titulares, escritos en tono alarmante, que “Marx está inspirando al Papa”. Y Sarah Palin, la dirigente del Tea Party (la secta más próxima a la jerarquía católica española, versión Rouco) ha expresado su shock frente a las declaraciones de Francisco. Y más de un editorial ha indicado que de la misma manera que el Papa Juan Pablo II contribuyó a colapsar la Unión Soviética, el Papa Francisco puede ayudar a terminar con el capitalismo.

 

Me parece exagerada esta imagen. Pero sería un error que las fuerzas progresistas ignoraran los cambios en el Vaticano. Entiendo y comparto (como aparece en mis escritos en www.vnavarro.org) las reservas y el escepticismo sobre el nuevo Papa, escepticismo estimulado por casos tan ofensivos e hirientes para los demócratas como el silencio de Francisco frente al homenaje de los caídos en la Cruzada española. Pero sí que considero valioso que haya cambios en la Iglesia que diluyan su enorme oposición al cambio y al progreso. Y de ahí su enorme importancia. Sería un gran error no ser conscientes de ello, en un país en el que la Iglesia siempre ha jugado un papel negativo en su defensa del orden económico establecido y en contra de la expansión de los derechos humanos.

 

Vicenç Navarro*

*Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University. Artículo publicado en la revista digital SISTEMA, 6 de diciembre de 2013.

 

MASONES AL SOL. LA CRISIS LLEGA A LAS LOGIAS.

Alguna vez ya comenté el escaso  papel protagonista  que está teniendo el mundo masónico frente al actual periodo de crisis económica.

 

Y es que esta larga crisis, como tantas otras se está llevando por delante  todo un complejo mundo societario de relaciones y de conquistas, y asistimos estupefactos y hasta algo quedos a este desmontaje de la sociedad del bienestar, y la que nos ha tocado vivir en esta primera mitad del siglo XXI.

 

Y la masonería parece sufrir como la sociedad misma de cierta amnesia  y cierta afasia más allá de los muros de las logias, más allá de las buenas palabras, las palmaditas en la espalda, y las charlas sobre la fraternidad, y el viejo sueño utópico de ser “hombres y mujeres de luz” se va cayendo del panel mitológico masónico.

 

La acción de este reforzamiento capitalista de nuevo cuño, que hace engordar bancos y ya grosos dividendos, en tiempos de crisis que parece afectar más que nada a los mismos, las clases medias, las clases bajas y a los que ya no tiene nada …y ante ello lo cierto es que no oigo ni soflamas masónicas, que tampoco que es el caso, pero es que tampoco veo enunciados de jornadas de debate, de clarificación  y esclarecimiento  que para eso la masonería tiene entre su amplia membresía intelectuales, pensadores, técnicos, empresarios, líderes, periodistas.., políticos…. etc.

 

Observo estupefacto esa gran ausencia del debate societario y masónico  el querer poner encima de la mesa la situación actual, o  los actores de toda esta situación quitando los enmascares que cada día nos presentan los medios de comunicación,  los lobys económicos empresariales y políticos.

 

Alguien me dirá que eso no son temas para que toque la masonería, y le diré que eso será  en su “masonería”;  la mía la liberal  la que representa el Gran Oriente de Francia como referente,  sí que ha tocado…,  y  debería tocar de nuevo estos temas, como ya tocó algunos años atrás:

 

  • 1881 La Libertad de Reunión,
  • 1882 La Enseñanza Primaria Obligatoria: laica y gratuita
  • 1898 Separación de Iglesia y Estado
  • 1900 Creación de una Caja de Pensiones para los inválidos por el trabajo
  • 1903 Reglamentación sobre el trabajo de la mujeres y los niños
  • 1906 Cuestiones sobre el Capital y el Trabajo
  • 1918 reorganización económica e Francia
  • 1945 Búsqueda del equilibrio económico
  • 1978 Cómo evitar que el desarrollo a la ayuda y la asistencia no reduzca el campo de las libertades individuales.

 

Pero más allá del abordaje de los grandes temas, está la realidad cotidiana de las obediencias y en concreto más aún de  las logias, como último núcleo de la cadena masónica, y estas y sus miembros están sufriendo las graves condiciones que está imponiendo esta crisis, como la reducción de acción personal, la imposibilidad de traslados no obligatorios,   o la supresión de las actividades no lucrativas…  ya que el salario personal, se ocupa esencialmente  para supervivir,  y sacar adelante el núcleo familiar y el propio  entorno más inmediato.

 

Y ante esta situación los primeros que ha sufrido esa situación son los talleres masónicos simbólicos, las logias, que han visto mermar su membresía  por falta de capacidad para hacer frente a los distintos gastos: capitaciones, traslados, ágapes, regalías, y ante ello hay que decir que en general las logias y las Obediencias no ha hecho nada, más allá de alguna que  otra acción aislada, e incluso innovadora; pero en general  lo que prima es más bien una  mentalidad subvencionadora y dependiente de la estructura superior, si es que puede…

 

Esto es  lo que se está dando, mayoritariamente y  de continuo, en el seno de algunas o la mayoría de las Obediencias Masónicas y sus dependientes estructuras.

 

Esto que expongo no es nuevo, lo llevo diciendo desde hace al menos unos 3 años,  ya de aquella la reflexión  era  la siguiente: la masonería debería prepararse para este negro futuro que nos atenaza; y más sí nos auto-titulamos como Hijos de la Luz,  y más aún  cuando se nos considera como un fermento de pensamiento y un permanente laboratorio de ideas, y eso no significa seguir las reglas al uso y no con modismos e ideas conformistas. Cual ha de ser nuestra respuesta?

 

Por otro lado no hace mucho se veía una foto de unos estantes de comida, la cual  había sido recogida para una logia  para el Banco de Alimentos.  Muy loable, aunque no dejaba de desprender un cierto color de orquestina benefactora, más que eso tan preclaro de enseñar a pescar, puesto que a renglón seguido, algunos miembros de esa logia  que están en situaciones “graves”,  se les dejaba ir para casa porque no podían  hacer frente a sus capitaciones o se acudía a la “estructura madre” a modo de teta institucional, para que esta soltara  una serie de estipendios como exoneraciones  de pago de capitaciones parciales, etc.

 

Ante tales situaciones hay que decir que realidad cotidiana es que las logias se van quedando vacías, pues a las capitaciones mensuales, se unen los desplazamientos, los costos de los ágapes y un sin fin de cuestiones de pago que hacen muy cuesta arriba que determinada parte de la  membresía masónica pueda soportar en un período de crisis.

 

Y aunque dice el Ritual que la obra no concluye en el templo (logia). Nuestros trabajos han terminado. Largos y penosos esfuerzos serán aún necesarios antes de que nuestra tarea haya sido concluida. La hora del reposo no ha llegado. Nuestros hermanos nos aspiran al reposo, prometen continuar, fuera del Templo la obra masónica. Extenderán las verdades que han adquirido y  prepararan mediante una acción incesante y fecunda la llegada de un humanidad mejor y más esclarecida.

 

Y pese a ello en el panorama logial peninsular no se ven muchas innovaciones, y uno puede tender a pensar que se está realizando toda una acción interna discreta pero la realidad es que no, que las logias “sueltan”  de forma tranquila lastre entendiendo por esto que a los Hermanos que no pueden hacer  frente a los pagos de capitaciones se les deja marchar de forma tranquila… y se crea toda una ruptura en esa cadena de fraternidad.

 

Y no es un caso aislado del que he tenido conocimiento, empieza a ser un virus cuasi letal que está sangrando a las logias, las cuales a mi juicio no están ensayando nuevos modelos de trabajo, de relación más allá de reconocer la situación y decir que todos estamos igual inmersos en una gran crisis. Pero creo que eso no es suficiente.

 

Hace poco dos Hermanos cercanos pues sentí como se habían ido voluntariamente de la logia por no poder afrontar los pagos y capitaciones habidas, pero ellos mismos se daban cuenta de que ello daba un cierto respiro al taller al soltar lastre, pese a todo el confín que ello supone de fracaso personal, de la ruptura de la cadena fraternal, del aislamiento y una cosa que hoy debemos hacer  más allá de acudir a socorrer económicamente o las necesidades básicas, hay otra cuestión esencial y es que la persona, el Hermano/a no se aísle,  que no se meta en sí mismo, que siga sintiéndose útil para él y para la sociedad.

 

En lo personal en la medida que puedo intento que mi entorno, por ejemplo deportivo no deje de hacer deporte porque no tenga medios, o transporte, o piezas, o ropa… hay que intentar subir la autoestima y que los Hermanos y profanos que nos rodean nos se aíslen y se sientan hundidos, desasistidos y como parias…

 

Creo que las logias debieran hacer algo por remediar parte de todo eso, más allá de bajar las capitaciones, porque de lo contrario veremos proliferar  “logias de masones al sol”  o sea Logias de masones paradostrabajando bajo la Bóveda Celeste, al margen de las grandes o medianas estructuras, ya que para trabajar de forma masónica no hace falta nada más que ser masón, lo demás sobra y los medios  para desarrollar un trabajo masónico pueden ser muy humildes y  simples,  bien lo sabemos los que trabajamos como masones vagabundos o bajo la bóveda Celeste, y si eso se generaliza puede ser toda una revolución dentro de la estructura masónica.

Es claro que esto no es extensible ni a todas las logias , ni a todas las Obediencias, pero el rumor corre y todos sabemos que esa crisis se extiende y está dejando a mucho por el camino, y que no siempre se están ensayando nuevos modelos de trabajo … y de relación.

 

Y por tanto debiéramos ponernos  las pilas para evitar toda esta ruptura que está propiciando esta crisis, incluso entre los Hijos de la Luz.

 

Víctor Guerra  M:. M:.  (Ecuador)

CAMBIO CLIMATICO

Un llamado a todos los miembros de la Orden masónica viene realizando el Gran Maestro de las Grandes Logias Unidas de Alemania, Prof. Dr. Rüdiger Templin. Él ha solicitado un “comportamiento adecuado para evitar un desastre ambiental”, sosteniendo que “la protección ambiental es parte de la forma masónica moderna de la vida”.

 

Para comprender el alcance del posible “desastre ambiental”, revisaremos algunos conceptos.

 

QUE SE ENTIENDE POR CAMBIO CLIMATICO

 

Cambio Climático se llama a la modificación del clima (temperatura, presión atmosférica, vientos, humedad, nubosidad, precipitaciones) con respecto al historial climático a escala global o regional, debido a causas naturales o el impacto de la acción humana sobre el planeta, que afectan el agua, aire, suelos y biodiversidad, alterando el comportamiento de las comunidades y ecosistemas, con consecuencias biológicas y económicas. Existe evidencia científica que demuestra que la temperatura del aire y del agua de nuestro planeta se ha incrementado, el nivel del mar asciende producto del derretimiento de los glaciares y hay un cambio significativo de los climas del mundo.

 

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático usa el

término cambio climático sólo para referirse al cambio por causas humanas:

 

“Por cambio climático se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables” . (Art. 1, párrafo 2)

 

La influencia humana se refiere a la deforestación de los bosques para convertirlos en tierras de cultivo y pastoreo, la emisión de gases que en teoría producen un efecto invernadero, como el dióxido de carbono en fábricas y medios de transportes (provenientes de combustibles fósiles) y el metano en producción intensiva de ganadería y arrozales.

 

EFECTO INVERNADERO

 

Se llama efecto invernadero al proceso por el que ciertos gases de la atmósfera

retienen gran parte de la radiación infrarroja emitida por la Tierra y la reemiten de nuevo a la superficie terrestre calentando la misma, produciendo a escala planetaria un efecto similar al observado en un invernadero. Estos gases han estado presentes en la atmósfera en cantidades muy reducidas durante la mayor parte de la historia de la Tierra.

 

El conocimiento científico del efecto invernadero partió en 1859, con el descubrimiento: “el dióxido de carbono, el metano y el vapor de agua bloquean la radiacióninfrarroja”, y en 1869 se calculó que al “duplicar el dióxido de carbono subía latemperatura”.

Fue alrededor de 1975-1980 cuando los científicos comenzaron a tener suficientes evidencias del efecto que los Gases de Efecto Invernadero estaban ocasionando al clima.

 

POSIBLES CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

 

De seguir las actuales condiciones, el aumento de temperatura supondrá para el planeta el mayor cambio climático en los últimos 10.000 años y será difícil para las personas y los ecosistemas adaptarse a este cambio brusco.

Se proyecta una contracción de la superficie de los hielos y de nieve, con un posible aumento del nivel del mar entre 4 a 6 m. El incremento de temperatura, disminución de lluvias y de su evaporación, impactaría los ecosistemas (tundras, bosques boreales regiones montañosas, bosques tropicales y ecosistemas costeros), y afectaría los recursos hídricos de regiones secas, así como las áreas surtidas por la nieve y el deshielo, afectando la agricultura en latitudes medias; la escasez de agua y sequía reduciría los recursos alimenticios. La emisión de carbono influiría en la acidificación progresiva de los océanos con efectos negativos sobre los organismos marinos que producen caparazón.

 

ACUERDOS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

 

El 22 de abril de 1970 más de 20 millones de norteamericanos se movilizaron para la toma de conciencia de la fragilidad del planeta. Este evento fue conocido como el “Díade la Tierra” y puede considerarse como el nacimiento del movimiento ecológico. Producto de lo anterior el gobierno de EEUU creó la EPA (Agencia de Protección Ambiental). Luego se celebró la primera cumbre mundial sobre medioambiente en Estocolmo. En 1990 se organiza de nuevo el “Día de la Tierra” en todo el mundo donde participan 200 millones de personas.

 

En mayo de 1992 se firmó en Nueva York el tratado internacional “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”, entrando en vigor enmarzo de 1994. Los países firmantes debían comenzar a considerar cómo reducir lasemisiones de GEI y el calentamiento atmosférico, reforzando la conciencia pública, aescala mundial, de los problemas relacionados con el cambio climático.

 

En la “Cumbre de la Tierra” de Río de Janeiro en 1997, los gobiernos acordaron incorporar una adición al tratado, conocida con el nombre de “Protocolo de Kyoto”, que contaba con medidas más enérgicas y jurídicamente vinculantes.

 

PROTOCOLO DE KYOTO

 

Fue un acuerdo internacional que tenía por objetivo combatir el cambio climático, reduciendo las emisiones de seis gases causantes del calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4), y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: Hidrofluorocarbonos (HFC), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6) en un porcentaje aproximado de al menos un 5%, dentro del periodo que va desde el año 2008 al 2012, en comparación a las emisiones al año 1990. El Protocolo pedía a los países en desarrollo bajar un porcentaje de su emisión, dar señas de un cambio en sus industrias, y promover la generación de un desarrollo sostenible, utilizando energías no convencionales. Permitía comprar o vender “derechos de emisión de gases de efecto invernadero”. De esta forma, el país que emite una cantidad menor de gases, puede vender este “excedente” a otro país que supere la cuota asignada, también se podría compensar el exceso de emisión de gases mediante inversiones en tecnologías limpias en terceros países. El compromiso sería obligatorio cuando lo ratificasen los países industrializados responsables del mayor porcentaje de emisiones de CO2.

 

Estados Unidos firmó el acuerdo de Kyoto, pero no lo ratificó, retirándose en el

2001, por considerar que la aplicación del Protocolo era ineficiente e injusta al involucrar sólo a países industrializados y excluir a naciones en vías de desarrollo, con mayores emisiones de gases (como India y China). Con la ratificación de Rusia en noviembre de 2004, después de conseguir que la Unión Europea pagase la reconversión industrial, así como la modernización de sus instalaciones, en especial las petroleras, el Protocolo entró en vigor desde el 16 de febrero de 2005.

 

CONFERENCIA DE CAMBIO CLIMÁTICO 15º, COPENHAGUE 2009

 

Para la cumbre sobre el clima de Copenhague en diciembre de 2009, la ONU convocó a 192 países para acordar un límite a las emisiones de gases de efecto invernadero para el periodo entre 2012 y 2020. Este periodo de compromiso debía suceder al período 2008-2012, acordado en el protocolo de Kyoto.

 

El texto de acuerdo no satisfizo las expectativas de preservación del medio ambiente por la negativa de reducir la contaminación para 2020, entre un 25% y un 40% sobre el nivel que tenían en 1990, por parte de países desarrollados, especialmente USA y China. Se mantenía el objetivo de que la temperatura global no suba más de dos grados centígrados, sobre cuándo las emisiones deberían alcanzar su máximo, sólo se decía que “lo antes posible” y sin establecer objetivos para 2050.

 

Los delegados del pleno de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático

renunciaron a votarlo y acordaron una fórmula de “tomar conocimiento” del documento, retrasando la adopción de un nuevo protocolo a la CMNUCC 16ª de México en el 2010.

 

Se esperaba que en la Cumbre de Cancún 2010 surgiera una arquitectura operativa que pudiera reconvertirse en tratado internacional vinculante en la cumbre siguiente (Sudáfrica 2011).

 

OTRAS CONFERENCIAS MUNDIALES SOBRE CAMBIO CLIMATICO

 

 

El anterior decenio estuvo pleno sobre los Derechos de la Madre Tierra; la sociedad civil participó en las discusiones sobre el cambio climático, pidiendo respuestas concretas contra la desertificación, la deforestación, las sequías y el aumento del nivel del mar; diversas conferencias enfatizaron la necesidad de establecer un mejor diálogo y una mayor participación de todos en la búsqueda de soluciones para luchar contra el cambio climático; todos manifestaron que:“El cambio climático es un tema ético que tiene seriasrepercusiones en el bienestar de nuestra generación y de las generaciones venideras; y seguimos en la lucha por tomar consciencia del problema.

 

LA MASONERÍA FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO

 

La XXI Conferencia Masónica Interamericana (CMI), organización que agrupa a las Grandes Logias de Latinoamérica, España, Francia y Portugal reunidas en Bogotá, manifestaron: “su preocupación por el deterioro continuo del medioambiente y elconsiguiente calentamiento global, la falta de acciones efectivas que evitenllevarnos a un punto sin retorno que ponga en peligro la propia subsistencia delhombre. Los masones hacemos presente a todas las instancias encargadas develar por la preservación de la madre naturaleza y que hacemos nuestro elcompromiso e interés por la promoción de un ambiente sano y de un desarrollosustentable en los términos y objetivos planteados por la Conferencia de lasNaciones Unidas conocida como La Cumbre de la Tierra y en el Primer foro GlobalMinisterial del medioambiente”.

 

En un acto realizado en la Argentina por miembros de la Logia “Estrella de Tucumán” Nº 71 de la ciudad de San Miguel de Tucumán, los hermanos plantaron una Acacia, símbolo masónico de la perpetuidad de la vida, también símbolo del movimiento ecológico, para conmemorar a los Masones Padres de la Independencia y celebrando por un país consciente con el Medio Ambiente y los Recursos Naturales.

 

La Logia Altas Cumbres #127 de Santiago ha iniciado una serie de acciones concretas en la protección del medio ambiente con el fin de fomentar una consciencia ecológica en la comunidad en que ella se encuentra.

 

Además, varios Talleres de toda América han aceptado el llamado de las Grandes Logias Unidas de Alemania y se encuentran trabajando por el cambio climático, con la sugerencia de tomar medidas al alcance de sus posibilidades, invitando a todos los miembros de la Orden para realizar trabajos, tales como:

 

  1. Promover e incentivar, en todas las logias de la obediencia, Talleres y Seminarios para que sus miembros tomen conciencia del daño al Medio Ambiente, con un enfoque humanista, fomentando el estudio y desarrollo de energías alternativas, incluyendo la energía del agua, del viento u otras.

 

2.-.Promover e incentivar la extensión y divulgación por medio de las Corporaciones Culturales de las Logias la problemática del medioambiente, en

relación al calentamiento global, la eficiencia energética y la contaminación del

aire y del agua. Esta acción puede llevarse a cabo en los colegios de sus comunas con la activa participación de alumnos y profesores.

 

3.- Establecer una interrelación entre instituciones y programas que hayan desarrollado sistemas que favorecen al Medio Ambiente y mejoran el nivel de

calidad humana (Municipalidades, centros de enseñanzas, organismos públicos).

 

4.- Promover una ética a nivel nacional que favorezca el cuidado del medioambiente.

 

CONCLUSIÓN

 

Considerando un conocido documento masónico llamado “Principios de la Francmasonería Universal”, se destaca lo que se refiere a que “La Masonería Moderna tiene como misión además de labúsqueda incesante de la verdad, el conocimiento de sí mismo, del hombre en su medioambiente y en su morada cósmica.”

 

Sin duda nos invita a que fomentemos entre nosotros una conciencia ecológica, una preocupación por el medioambiente saludable y sostenible, para que como manifestación concreta en acción extramural, bajo el signo indeleble de nuestros valores y principios, en acciones individuales y en conjunto podamos transmitirlo a la sociedad profana en la cual nos encontramos inmersos, influyendo especialmente en nuestra juventud.

 

  1. Boletín Masónico Colmenas del Sur.

 

 

 

UN FRANCMASON DISTINGUIDO.

(Noticias desde México)

Con la entrega de un pergamino, un videoclip y una semblanza fílmica, el QH:. Mario Moreno – “Cantinflas” – fue homenajeado por parte de la Gran Logia Valle de México, que recordó así al fallecido actor.

El acto fue celebrado en la sede de la Gran Logia, en la colonia San Rafael, en el D. F., al que asistieron Eduardo Moreno Laparade, responsable del patronato de la Fundación “Mario Moreno Cantinflas’”, y de Maty Huitrón, a cargo de la Casa del Actor.

Rodolfo Cota Corona, de la Gran Logia del Valle de México, señaló que existen en la Ciudad de México 60 agrupaciones de este tipo, entre ellas la Respetable Logia Simbólica “Mario Moreno ‘Cantinflas’ número 177”, fundada hace cinco años.

Añadió que la creación de esta última, a instancias del ex Venerable Maestro, Manuel Ojeda López, reunió a siete Maestros masones para crear una nueva logia y se buscó el nombre de una personalidad acorde a los preceptos de las agrupaciones.

“Recuerdo que el Maestro Ojeda López nos mostró un libro titulado: “¿Quién es quién en la masonería?”, editado en España, y ahí venía el nombre de Mario Moreno Reyes, pero se consignaba que se desconocía a qué logia perteneció”, dijo el entrevistado.

Fue así como se dieron a la tarea de investigar el caso y se toparon con que en la Gran Logia Valle de México hay otra logia denominada Chilam Balam, donde se determina que fue ahí donde se inició”Cantinflas”.

Añadió que se enteraron que fue a través de amigos cercanos que lo invitaron a unirse a la masonería por la actitud altruista que él profesaba y cuya actitud de ayudar siempre era más que evidente.

“Siempre que alguien se acercaba a pedirle ayuda… nadie se iba con las manos vacías, pues él siempre le tenía una respuesta a su problema”, comentó Cota Corona.

Señaló que a la entrada de la sede de la Gran Logia Valle de México, a un costado, se encuentra una copia fotostática de su solicitud de ingreso que aconteció en 1943 y de esa manera, aseguró, no hay dudas sobre si ejerció o no la masonería.

“Incluso hemos recibido un correo de Argentina, en donde se duda de ello, pero al hacerles llegar el documento se aclaró todo. Sólo ese documento podemos hacerlo público, pues lo demás es para manejo interno de la Logia”, aclaró.

Cota Corona comentó que “Cantinflas” llegaba a sesionar regularmente, departiendo con mucha fraternidad con sus HH:. En un acta de 1948 aparece Mario Moreno Reyes como “Aprendiz”. Luegoen las que le siguen como:  “Compañero” y “Maestro”.

Subrayó que un “Aprendiz” se comienza a preparar en cuanto lo que son los trabajos y simbología que hay en una logia; el “Compañero” es aquel que realiza trabajos intermedios, y el “Maestro” es aquel que está plenamente versado en los preceptos de la logia.

Aclaró que nunca se dan a conocer las obras altruistas que emprende el masón, pues se establece que no se debe de andar pregonando públicamente lo que se hace.

Sin embargo, otras fuentes dijeron a Notimex que Mario Moreno Reyes fue el benefactor y ayudó a la construcción en 1978 de una escuela en Ixtlahuaca, Estado de México, que imparte preescolar, primaria y secundaria, además de un conjunto habitacional de 64 casas en la delegación Iztacalco, entre otras obras.

Durante el acto de celebración,, Cota Corona dijo que este tributo forma parte también de la fundación que preside Moreno Laparade.

Además de la proyección del videoclip “Yo soy Cantinflas”, de la reseña biográfica y de un colage de sus películas, se entregó a Moreno Laparade un pergamino masónico, y éste a su vez obsequió el libro “Mario Moreno ‘Cantinflas’, el actor, el torero, el empresario y el hombre”, editado por una institución bancaria con relatos de varias personas que lo conocieron en vida.

Finalmente, al término del acontecimiento se llevó a cabo la aportación de la Gran Logia Valle de México de un donativo económico para la Casa del Actor.

MARÍA REICHE, LA MUJER QUE BARRIA EL DESIERTO

“Sería tener un opinión muy baja de los antepasados, de suponer que todo este trabajo inmenso y minuciosamente exacto y detallado, hecho con concienzuda perfección, tenía como única finalidad el servicio de una superstición primitiva o un culto estéril de los antepasados. Al contrario, tenemos aquí el testimonio en gran escala y único en el mundo del primer despertar de las ciencias exactas en la evolución de la humanidad, esfuerzo gigantesco de la mente primitiva que se refleja en la grandeza de la ejecución bajo el cielo vasto de las pampas inmensas y solitarias, barridas por el viento y quemadas por el sol”

 

Si hay una persona que ha entregado su vida por entender y preservar los extraños geoglifos de Nazca, esta, sin duda, es Victoria María Reiche Grosse Neuman, alemana nacida en Dresde en 1903. Se licencia en magisterio en la universidad de Hamburgo, pero no consigue ningún trabajo relacionado. Hasta que un día de 1931 se entera de que el cónsul alemán en Cuzco (Perú) estaba buscando una institutriz para que cuide de sus niños. Fue elegida entre 80 candidatas.

Y fue así como llego al Perú.

 

María se quedara en Cuzco durante un par de años, pero, en 1934 se termina el contrato con el cónsul. Decide quedarse allí, en Perú, pero se marcha a Lima, la capital, donde trabajara dando masajes, clases de alemán o de ingles y como traductora de textos científicos. Además ayuda en la cafetería de una amiga llamada Amy Meredith, compañera en el Perú durante años. Allí conocera al doctor Kosok, que estaba trabajando en aquella zona, como comentamos en el articula anterior y comenzara a atrabajar para el de traductora, y gracias a él, en diciembre de 1941 se producirá su primer viaje a Nazca. Quedaría maravillada con la belleza de aquel paisaje y con el misterio de aquellas líneas.

 

Pero todo quedaría paralizado por culpa del estallido de la Segunda Guerra Mundial. María, al ser alemana de origen, tendrá prohibido salir de la ciudad de Lima. Hasta 1946 no retomaría sus investigaciones sobre Nazca. Kosok volvió a su país, y cedió las riendas de la investigación sobre Nazca a María Reiche, ya que había cogido un amplio rodaje en cartografía y arqueología.

 

Desde 1946 comenzara, como hemos dicho, a estudiar sistemáticamente las Líneas de Nazca. Un día de junio de ese año, se topa por casualidad con el dibujo estilizado de una araña, muy difícil de distinguir, porque los años y el viento habían ido dejando una fina capa de piedras sobre el geoglifo, lo que impedía verla a primera vista. Este hallazgo le llevara a otros muchos. Estos datos se los mandaba al profesor Kosok, que con el tiempo dejo de apoyarla.

Estudió personalmente casi mil líneas, midiéndolas con cinta métrica, sextante y una brújula. Cargada de instrumentos de medición, ella sola y con una escalera en mano, recorría el desierto de un lado a otros sin provisión alguna. Así que un día, para evitar las enormes distancias que tenía que recorrer, se muda a una sencilla cabaña, donde no tiene ni agua ni corriente eléctrica, a 27 kilometros de Nazca.

 

Al principio los habitantes de la zona se reían de la extraña señora María, que se dedicaba a quitar cuidadosamente el polvo de los dibujos, barriéndolos con una escoba. Le llamaban “la mujer que barría el desierto”. Con el tiempo la llegaron a adorar casi como a una santa.

 

En 1947 María descubrió algo extraordinario al estudiar la figura de la Parihuana (flamenco) de 300 metros. Constató que si nos paramos en su cabeza en las mañanas, del 20 al 23 de Junio y seguíamos con nuestra mirada la dirección del pico, podríamos observar claramente la salida del sol, exactamente en un punto de un cerro ubicado en esa dirección. En 1948 escribiría su primera obra sobre el tema: “Los Dibujos Gigantescos en el suelo de las Pampas de Nasca y Palpa. Descripción y ensayo de interpretación”

 

En este ensayo ya plantea su teoría de que las líneas de Nazca representaban el calendario más grande del mundo y que había una relación clara entre ellas y los astros. El pico del colibrí de cincuenta metros de largo, por ejemplo, apunta a la posición del Sol el 22 de diciembre, o sea el solsticio de verano en el hemisferio Sur. Para María Reiche, los cuatro dedos del mono representan las fases de la Luna, mientras que la araña está relacionada con la constelación de Orión. Planteaba que los antiguos peruanos de la zona habían empleado esto para conocer cuando empezaba cada estación, cual era la mejor época para cosechar y cuando se iniciaban las lluvias.

Pronto se verá en la necesidad de mediar e intervenir ante acciones que iban a dañar las extraordinarias Líneas. En 1955, un rico terrateniente de la región quería instalar una plantación de algodón en la Pampa, para lo que necesitaba un gran sistema de irrigación. María inicio una cruzada personal para impedírselo, ya que, de lograr hacerlo, echaría al traste bastantes de las líneas. Se presento en un periódico local, llevando fotos y pruebas de sus investigaciones. Al final consiguió pararlo, gracias a la intermediación del alcalde de Nazca. Desde que llego allí, no permitió que cruzaran la pampa vehículos, y osada y valientemente se enfrentó innumerables veces a los desaprensivos camioneros o viandantes y los huaqueros furtivos que se atrevían a cruzar las pampas.

 

En 1957 aparece el primer trabajo extranjero en el que se analiza y menciona el trabajo de María. Fue en el libro de John Alden Masón llamado “Las civilizaciones antiguos del Perú” (“The Ancient Civilizations of Peru”). Entre los años 1965 y 1968 se crea la corporación de Reconstrucción y Fomento de Ica, con la intención de cuidar y mantener estas construcciones, previendo que un futuro podrían ser fuente de atracción turística. Le plantean a María que escriba un libro sobre su historia con las Líneas. En 1968 publicara su libro “El secreto de la pampa”. Los fondos obtenidos los emplearía en el cuidado de la pampa.

 

Poco a poco los turistas van llegando a la zona. Y destruyéndola. En 1970, aprovecha la celebración de un congreso de americanistas en Lima para llamar la atención sobre la necesidad de proteger los geoglifos del desierto. Como no consigue nada, seguirá siendo ella la que se encargue, personalmente de custodiarlos, pagando de su propio bolsillo a vigilantes. Construye una torre mirador de 74 metros de altura, desde la que los turistas puedan ver la obra sin deteriorarla. Curiosamente, en 1978, la Reina de España, Doña Sofía, visita la zona. En el blog os dejo unas fotos de ese encuentro.

 

En 1992 adquiere la nacionalidad peruana, otorgado por el gobierno Peruano a la ilustrísima “dama de las Pampas”, en mérito a su arduo trabajo de investigación y preservación de las Pampas. No será hasta 1994 cuando consigan la protección de la UNESCO. María recibiría como homenaje cinco títulos de doctor honoris causa y muchas condecoraciones del gobierno peruano, que le llega a conceder la ciudadanía peruana honoris causa, además de algún homenaje de su patria de nacimiento, Alemania. Al final de su vida, publicó “Contribuciones a la Geometría y Astronomía en el Perú antiguo” (1993), donde se recogen más de cuatro décadas de investigación.

 

El 8 de junio de 1998, cuando contaba 95 primaveras, falleció María Reiche de cáncer de ovarios. Hacía años que sufría Parkinson y una ceguera casi total. Pero jamás dejo de investigar las Líneas. Sus restos, junto a los de su hermana Renate, fueron enterradas en el mausoleo levantado a un costado del Museo que lleva su nombre, en Nazca.

 

“¡Todo era por Nazca! Si cien vidas tuviera, las daría por Nazca. Y si mil sacrificios tuviera que hacer, los haría, si por Nazca fuera”.

 

“Los Nasca podían insertarse en el curso de la astronomía, podían ver los movimientos de los cuerpos celestes y saber exactamente cuándo comenzar con los sembríos y cuando cosechar. Los resultados y conclusiones a los que he llegado se han basado siempre en la observación, en la medición y en el registro minucioso de todas las líneas y figuras”

“El proceso de planear y convertir una escala a otra necesita de una mente capaz de formar conceptos abstractos y de una facultad de razonar que debe haberse encontrado en por lo menos una parte de la población y que no podría esperarse de un pueblo primitivo. Tenemos que dejar a un lado por el momento, el estudio de aquellos elementos que constituyen la esencia del arte primitivo, es decir, totemismo, religión y magia, ritos y ceremonias. Debemos tratar de penetrar en sus mentes y seguir su lucha por la perfección y los caminos emprendidos para lograrlo. Debo decir que esa gente con gran inteligencia y visión estudió su ambiente y encontró un sitio que la naturaleza parece haber preparado para servir como un inmenso tablero en el cual pudieron trazar enormes dibujos que hasta ahora no se han borrado. “

Siria y el silencio de los masones

Creo que es un momento adecuado para hacer algunas reflexiones en torno a la francmasonería y situación de Medio Oriente. Un tema que siempre está en mi preocupación por mi propia formación personal y porque, al menos en los últimos dos siglos, la francmasonería intervino directamente en esa región del planeta. Comenzaré explicando mis razones personales. Para luego referirme al desgraciado desinterés que la Orden ha optado tener sobre el tema. O lo que es peor: que algunos grandes líderes masones hayan decidió abandonar los esfuerzos de paz. Y hay que decirlo fuerte, porque, como alguna vez me dijo un adversario en una tribuna pública, enfrentándonos por la supuesta incompatibilidad de masonería y catolicismo, no todo es “tomar té con masitas”.

 

Mi primer contacto directo con el mundo islámico fue en 1981. Por ese entonces yo regresaba de la Patagonia y había tomado la decisión de estudiar Historia de las Religiones. Me interesaban el latín, el hebreo y el arameo. En Buenos Aires había un solo profesor de arameo dispuesto a dar clases particulares, quien me recomendó tener primero una buena base de árabe. Fue así que me vinculé con el Centro de Estudios Islámicos que dirigía Mahmud Husein.

 

Las clases eran muy accesibles, pero incluían cultura árabe e irfam, es decir conocimiento de religión islámica. Eran los primeros años de la ocupación soviética en Afganistan y los centros islámicos y las tarikas eran frecuentados por mujaidines que intentaban ganar adeptos para la causa. Estos centros eran a su vez el centro de reunión de conversos que se distinguían del resto por sus nombres árabes y sus apellidos criollos. Se ofrecían viajes a Medio Oriente para mejorar el idioma y las publicaciones tenían un fuerte contenido político. Fue una época en la que numerosos argentinos viajaron a las madrasas árabes para volver convertidos en clérigos musulmanes. Tal el caso de Karim Paz, valedor de quienes están acusado de haber planeado la voladura de la AMIA.

 

Este contacto, sumado a que luego me vincularía familiarmente con drusos sirios, me permitió un temprano acercamiento a la problemática de Medio Oriente. Desde entonces este ha sido un tema de especial interés en mis investigaciones históricas.

 

Con el correr del tiempo, ya ingresado en la francmasonería en 1989 –año en el que culminó la ocupación rusa de Afganistán, comencé a recopilar información respecto a la presencia de la Orden en países islámicos, árabes y no árabes. Eso me llevó fatalmente a encontrar muchos de los datos que vuelco en este breve trabajo.

 

Descubrí que la Orden no sólo había actuado fuertemente en esos países sino que sus líderes se habían involucrado directamente –como masones- en las negociaciones que llevaron a los acuerdos de Camp David y de Oslo. Carter, Sadat, Beguin, Palme, Rabín y el rey Husein de Jordania, todos masones, recibieron el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en Medio Oriente. Tres de ellos murieron a causa de estos acuerdos. El H. Obama lo recibió “por adelantado” y ahora está a punto de cometer uno de los errores más graves de su desgraciada gestión.

El rey Husein, Gran Maestre de la Gran Logia de Jordania

 

El mundo asiste una vez más a una grave crisis militar y política en Medio Oriente. En realidad debiéramos ampliar el enunciado y decir que, nuevamente, Occidente se encuentra a las puertas de intervenir militarmente en Medio Oriente. Aún así, el planteo no sería completo. Si entendemos por Occidente a la civilización que se desarrolló en el espacio europeo, cuyas instituciones se remontan al Sacro Imperio Romano Germánico, y si consideramos a Medio Oriente como el núcleo racial y religioso del Islam, entonces podríamos afirmar con más rigor que, una vez más, se está a punto de abrir un frente militar –uno más de los que ya están abiertos- entre el la Civilización Occidental y el Islam.

 

Barak Obama, atrapado en sus propias cavilaciones, oscilante entre sus promesas de pacifismo y su necesidad de conservar para su liderazgo un mínimo respeto, está a punto de protagonizar un nuevo capítulo de la larga guerra que ya lleva catorce siglos.

 

Las fuerzas progresistas –que no abren la boca respecto de la repentina vocación belicista del socialista Hollande- vuelven a sentirse azoradas por la eventual intervención militar americana como represalia al uso de gas sarín contra la población civil por parte de Bashar Al Asad, como si los 100.000 muertos por balas, bombas o decapitaciones en masa hubiesen sido hasta ahora resultado de una fiesta.

 

Tampoco la han abierto con la masacre de coptos en Egipto y Etiopía. Ni la persecución de cristianos en Irán, Irak y el Africa Subsahariana.

 

Son los mismos que creyeron que la “Primavera Árabe” era una suerte de Power Flower, o el Mayo Francés en versión musulmana; que se apresuraron a celebrar la caída de Osni Mubarak; que asistieron al linchamiento de Kadhafi como si se tratara de un reality show; que nunca comprendieron el gesto de dignidad de Sadam Husein camino al cadalso. Son los que acusan a Israel de teocracia genocida y hablan del “Pueblo Palestino” como si todos los palestinos fuesen iguales.

 

Todos los dirigente de Al Fatah con los que pude hablar, incluidos diplomáticos con sede en Buenos Aires, afirmaban –con razón- que la paz sería posible en tanto se negociara con ellos (Al Fatah es un movimiento laico) y no con Hamas, de raíz integrista.

 

Estas fuerzas progresistas, decía, siguen sin entender de qué se trata. Nunca se enteraron de que a lo largo de los últimos mil cuatrocientos años, ni un solo día hubo paz en esta extensa frontera que nos separa del Islam, y que las Cruzadas –las hubo también desde el Islam con las invasiones a Europa de los Sultanes Otomanos, autoproclamados “Protectores del Islam”- y las grandes batallas como Covadonga, Poitiers, Malta, Djerba, Lepanto, etc., no han sido más que picos de tensión, como un extrasístole en una larga cinta de electrocardiograma.

 

Occidente ha hecho ya su autocrítica respecto de las Cruzadas, incluida la Iglesia en un extenso documento de Juan Pablo II con motivo del Jubileo del Año 2000. En cambio ninguna autocrítica he leído de los turcos, que fueron parados por dos veces a las puertas de Europa y puestos en fuga merced al genio militar de Sobieski y al famoso Vlad Tepes –figura que dio origen al “Conde Drácula” que los empalaba.

 

No es fácil comprender al Islam. Houston Smith –una leyenda viva de 94 años y uno de los estudiosos en religiones más prestigiosos del mundo- se ha cansado de repetir que pese a su proximidad geográfica, el Islam sigue siendo la civilización menos comprendida por los occidentales.

 

Si existe una institución de carácter mundial que puede comprender al Islam, sin dudas que es la Masonería. Y de hecho, los únicos avances en materia de Paz en Medio Oriente, desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial, fueron liderados por masones. Es por ello que el fracaso de la política exterior de Barak Obana –único Premio Novel “a cuenta” de la historia- es doblemente dramática, porque siendo abiertamente masón (era miembro de la Masonería Prince Hall, Grado 32º al llegar a la presidencia de los Estados Unidos) resulta inexplicable que no haya logrado un solo avance en los procesos de paz llevados a cabo en Medio Oriente y que, por el contrario, haya perdido toda iniciativa en la región, comenzando por su aliado árabe más importante: Egipto.

 

Antes de que la Revolución Iraní liderada por el ayatola Rudollha Jomeini pusiera fin al gobierno del R.·.H.·. Reza Pahlevi y pasara a degüello a gran parte de la Gran Logia de Irán, la masonería no sólo estaba extendida en los países que forman el núcleo racial árabe del Islam (Egipto, Siria, Líbano, Jordania con presencia de Grandes Logias) sino también en países no árabes islamizados, como Turquía y Persia.

Medalla de la desaparecida Gran Logia de Irán

 

En la década de 1970, muchos de los grandes líderes del tablero del Cercano Oriente eran masones: Anwar el Sadat, Mohammed Reza Pahlevi Hussein bin Talal rey de Jordania, Menahem Begin por nombrar algunos. Estas filiaciones eran el resultado de una profunda penetración de la Orden desde el siglo XIX: Medio Oriente, Africa del Norte y la India no sólo tuvieron una fuerte influencia de la masonería sino que sus hombres dejaron allí –y trajeron a Occidente- una huella indeleble. Permítanme citar algunos monstruos de la literatura: Thomas E. Lawrence (1888-1935); Rudyar Kipplig (1865-1936); Arthur Conan Doyle (1859-1930), Gerard de Nerval (1808-1855) entre otros. De todos ellos hay registro de actividad masónica desde el Sudán hasta Bombay.

 

Hacia 1940, en Egipto, las Logias colocaban un retrato de Faruk sobre el baldaquino del Venerable Maestro. Teherán, aun hoy, está plagada de edificios que fueron construidos con un fuerte simbolismo masónico, incluido el que ocupa el Parlamento de la República Islámica. El Sha era el Gran Maestre de los masones de Persia. En algunos países, como Líbano, coexistieron al mismo tiempo varias potencias masónicas, predominando la GLTSO francesa. En Jordania, el rey Husein, a la sazón Gran Maestre de la Gran Logia de Jordania, fue quien convocó a la Tenida celebrada en Haman en la que se pusieron de acuerdo Anwar Sadat y Begin. Los detalles de esta Tenida ya los he contado en más de una ocasión y varios masones argentinos tuvimos oportunidad de conocerlos a través de uno de los asistentes a ese hecho histórico.

Tenida masónica en El Cairo, 1940. Sobre el baldaquino la imagen del rey Faruk

 

Todos estos antecedentes y muchos otros que harían de este trabajo una lista tediosa, deben llevarnos a la reflexión respecto de la actual situación en Medio Oriente.

 

A lo largo de las últimas décadas, desde su nacimiento, la Gran Logia de Israel ha dado muestras de estar a la altura de los esfuerzos por la paz. Sus logias, en las que conviven judíos, árabes musulmanes y cristianos, son un ejemplo de paz y de progreso en favor de la concordia de la que habla el papa Francisco. Contrario sensu, la caída de los “dictadores” que tanto celebran las fuerzas progresistas, ha provocado la creciente prohibición de la actividad masónica en los países islámicos, su persecución y en algunos casos la muerte de masones. La propia Gran Logia de Turquía sufrió intentos de voladura en años recientes y los líderes de Hamas, Al Qaeda y Hezbolah lanzan permanentes anatemas contra los masones.

 

Aún así, los masones, para quienes la “Guerra es un Crimen Horrendo”, no debieran cesar en sus esfuerzos por la paz. No es un dato menor que los parlamentarios ingleses –que conocen mejor que nadie a los árabes del cordón sirio-palestino- hayan calmado las calenturas de su Primer Ministro. Para los masones ingleses, Jerusalén en particular y Medio Oriente en general siempre han tenido una dimensión diferente.

 

Desde fines del siglo XIX, las denominadas Ordenes Aliadas, cuyo grado emblemático es el de Caballero Templario, tuvieron fuerte presencia. Así lo atestiguan los monumentos que pueden encontrarse caminando por la ciudad vieja. Cuenta John Robinson en su tremendo ensayo “Mazmorra, Hoguera y Espada que cuando en 1917 el general Edmund Allemby (masón y connotado cuadro de las Ordenes Aliadas) entró al frente de una columna británica en Jerusalén, donde ningún ejército cristiano había puesto pie desde 1224, los barrister del Temple (abogados que tienen sus bufetes en los alrededores de la Iglesia del Temple en Londres) lo celebraron de una forma especial: Fueron en procesión a la iglesia circular de los templarios y colocaron una corona de laurel sobre las efigies de los caballeros para trasmitir un mensaje sin palabras… no estáis olvidados.

 

Inglaterra ha comprendido que Jerusalén es el nudo de un conflicto en el que sólo se puede actuar para resolver la cuestión palestino-israelí. De igual modo lo ha entendido la Iglesia de Roma y, hasta ahora, creía yo que toda la masonería: Luchar por la Paz

 

Por eso me resulta intragable que dos HH.·. que hoy lideran dos de las potencias más grandes del mundo, estén alistando sus misiles contra la bella Siria, como si la sangre de sus HH.·. Sadat, Palme y Rabín no hubiese valido nada. Como si mil cuatrocientos años de guerras no nos hubiesen enseñado quién es el enemigo.

 

No escucho el clamor de los Hermanos por la paz. Y eso es una mala noticia para el mundo.

Publicado por Eduardo R. Callaey