GUISEPPE VERDI: MÚSICO, POLÍTICO Y MASÓN

En 1978, cuando la Gran Logia Nacional de Francia  organizó la primera de las actuales reuniones anuales internacionales, los patrocinadores pensaron que sería apropiado recibir el ingreso con ceremonia del Gran Maestro con música compuesta especialmente para la ocasión. Al buscar el tema más apropiado los QQ:. HH:. de la Columna de la Armonía resolvieron basar su trabajo en el ritmo del código morse para la “palabra” del primer grado. Cuando se armonizó ese ritmo, se dieron cuenta que se debía abandonar la idea, porque un siglo antes el destacado músico Giuseppe Verdi había hecho exactamente lo mismo, pues estas...

En 1978, cuando la Gran Logia Nacional de Francia  organizó la primera de las actuales reuniones anuales internacionales, los patrocinadores pensaron que sería apropiado recibir el ingreso con ceremonia del Gran Maestro con música compuesta especialmente para la ocasión.

Al buscar el tema más apropiado los QQ:. HH:. de la Columna de la Armonía resolvieron basar su trabajo en el ritmo del código morse para la “palabra” del primer grado. Cuando se armonizó ese ritmo, se dieron cuenta que se debía abandonar la idea, porque un siglo antes el destacado músico Giuseppe Verdi había hecho exactamente lo mismo, pues estas son las primeras notas musicales de la “marcha a las glorias de Egipto”, más conocidas como la “marcha triunfal” de la ópera Aida”.

 

- … / - - - /  …. / . - / - - . .

. . / - / . - / . - . . /  .  . / . -      . . . –

B    O    H   A    Z

I    T    A  L   I    A          V

 

Todavía está en discusión si esta “V” final es: la firma de Verdi… significa Victoria… o es homenaje al  Rey  Vittorio II.

Datos biográficos.

Giuseppe Fortunino Francesco Verdi Uttini nació en Roncole  (llamada actualmente Roncole Verdi), hace 204 años, un 10 de octubre. La localidad era entonces parte del ducado de Parma (que a su vez formaba parte de Francia). Allí recibió sus primeras lecciones de música. Continúa sus estudios en la cercana ciudad de Busseto.

Se puede decir que sus primeros éxitos musicales están relacionados con la situación política que se vivía en Italiaen esos tiempos. Aparte de su calidad artística, sus óperas servían además para exaltar el carácter nacionalista del pueblo italiano. Quizás el “Va pensiero” (canto de los esclavos de la ópera Nabucco) es uno de los coros más conocidos de Italia.

Por su parte el destacado cantante Luciano Pavarotti, junto a varios intelectuales italianos, lo propusieron hace un tiempo para que fuera el himno oficial de Italia.

Sus creaciones más populares, de sus 28 óperas, para quienes no conocemos mucho de música pero sí de hermosas melodías: RigolettoLa Traviata e Il Trovatore.

En sus últimos años, Verdi compuso algunas obras no operáticas. A pesar de no ser religioso, obras litúrgicas tales como la: misa de Réquiem y el Te Deum.

La Unidad Italiana.

La unificación de Italia fue el proceso histórico que a lo largo del siglo XIX llevó a la unión de los diversos estados en que estaba dividida la península itálica. Se debe entender en el contexto cultural del  Romanticismo y la aplicación de la ideología nacionalista, que pretendían la identificación de Nación y Estado.

El proceso de la unificación se ubica a comienzos del siglo XIX. La península itálica estaba compuesta por varios estados (Lombardía, bajo el dominio austríaco; los Estados Pontificios; el reino de Piamonte; el reino de las Dos Sicilias, entre otros), lo que respondía más a una concepción feudal del territorio que a un proyecto de estado liberal. Después de varios intentos de unificación entre 1830 y 1848, que fueron aplastados por el gobierno austríaco, la hábil política del Conde de Cavour, ministro del reino de Piamonte, logró interesar al emperador francés Napoleón III en la unificación territorial de la península, que consistía en expulsar a los austríacos del norte y crear una confederación italiana. A pesar de la derrota del imperio austríaco, el acuerdo no se cumplió por temor de Napoleón a la desaprobación de los católicos franceses.

En la segunda fase se logró la unión del sur cuando Giuseppe Garibaldi, inconforme con el tratado entre Cavour y Napoleón, se dirigió a Sicilia con los “camisas rojas”, conquistándola y negándose a entregarla a los piamonteses. Desde allí ocupó Calabria y conquistó Nápoles. En 1860 las tropas piamontesas llegaron a la frontera napolitana. Garibaldi, que buscaba la total unidad italiana, entregó los territorios conquistados a Víctor Manuel.

Mediante plebiscitos: Nápoles, Sicilia y los Estados Pontificios se anexaron al reino de Piamonte y al futuro rey de Italia, Víctor Manuel II.

El papel conspirativo de la masonería y de los intereses de las distintas potencias europeas (concretamente Inglaterra, fuerte antagonista conFrancia) también se ha señalado como causa de lo que se llamó “IL RISORGIMENTO dell`ITALIA”.

En cualquier caso, el proceso fue encausado finalmente por la casa de Saboya, reinante en el Piamonte, en perjuicio de otras intervenciones republicanas de los notables francmasones Mazziniy Garibaldia lo largo de complicadas vicisitudes ligadas al equilibrio europeo (intervenciones de Francia y Austria), que culminaron con la incorporación del último reducto de los dogmáticos Estados Pontificios en 1870.

 

Verdi en la Política.

Verdi participó también con éxito en la política italiana. Entre varios eventos relacionados con la unidad italiana, cuando Roma fue liberada, constituida como unidad y temporalmente como República, fue utilizada la música de su ópera (1849) La Batalla de Legnano, como símbolo de la nueva situación.

 

Con anterioridad (1842), en el estreno de la ópera Nabucodonosor (más conocida como Nabucco)  y al término del coro “Va Pensiero”, en que se escuchó poéticamente:

 

…    ¡Vuela, pensamiento, con alas doradas, pósate en las praderas y en las cimas

donde exhala su suave fragancia  el dulce aire de la tierra natal!

¡Oh, mi patria, tan bella y perdida! ¡Oh recuerdo tan querido y fatal! …

 

el público comprendió el mensaje libertario ante la opresión extranjera e irrumpió en aplausos y reiterados ¡Viva Verdi!...¡Viva Italia!

En la lucha contra el invasor austriaco las paredes del país se llenaron de un inocente acrónimo: V.E.R.D.I., grafiti que pasaba inadvertido a los estúpidos policías de entonces pero cuyo significado político significaba: Vittorio Emanuele Re D´Italia.

Cuando en 1860 el país alcanzó la independencia de los extranjeros, Verdi ocupó un  primer plano político junto a los masones de la época, especialmente de Camilo Benso conde deCavour, principal artífice de este logro. Verdi accedió a formar parte del nuevo Parlamento donde ocupó el cargo de Senador.

En este movimiento señalado como “izquierda liberal” por los historiadores, debemos destacar los nombres de otros miembros de la francmasonería: Césare Balbo, Massimo Taparelli y Cristiano Rattazzi.

En política interna Cavour fue el artífice del orden monárquico constitucional, aceptando el liberalismo en el aspecto político y  económico, pero en realidad todas sus reformas estaban dictadas por su deseo de impedir cualquier tipo de insurrección democrática o republicana. Por ello el apoyo total al Rey de Italia, Vittorio Emanuele II.

Cavour aceptaba los principios de la democracia, pero insistía que el régimen político fuese dominado por una élite, precisamente estas ideas fueron motivo de sus más agrias discrepancias con el general patriota Garibaldi, quien preconizaba una “democracia que incluyera al proletariado y a los campesinos”.

Partidario acérrimo de la afirmación del político y periodista inglés  Charles Montalembert, «Iglesia libre en Estado libre»,Cavour se preocupó de redimensionar el poder de la Iglesia Católica en Italia, llevándola al exclusivo campo de sus feligreses, al mismo tiempo mantuvo una lucha tenaz contra los jesuitas, que detentaban el monopolio en las tareas educativas.

Cuando se unieron los ejércitos piamonteses y los "camisas rojas" y éstos tomaban Nápoles, Garibaldi entregó a Vittorio Emanuele II la autoridad política sobre el sur de Italia, con lo que se llegó a una reunificación parcial de la península. Tras la derrota de los últimos bastiones borbónicos en el sur, el 17 de marzo de 1861fue proclamado Rey de Italia en Turín, logrando Cavour cumplir su más preciado proyecto político.

También Verdi compartió estas luchas junto a Giuseppe Mazzini.

En 1831 Mazzini viaja a la Toscana, donde se convierte en miembro de los Carbonarios, una asociación secreta con fines políticos. Su actividad revolucionaria pronto le causó problemas con la justicia. El 31 de octubre de ese año fue arrestado en Génova y encarcelado. Durante su tiempo en prisión desarrolla los principios de un nuevo movimiento patriótico cuyo objetivo era reemplazar el fracaso de los Carbonarios. Aunque es liberado a comienzos de 1831, elige el exilio en vez de permanecer recluido en la pequeña morada en la cual la policía le obliga a vivir y viaja a Ginebra.

Luego enMarsella organiza una nueva sociedad política llamada “La Joven Italia”, sociedad secreta formada para promover la unificación de Italia. Mazzini creía que un levantamiento popular permitiría crear una Italia unificada y desencadenaría un movimiento revolucionario por toda Europa. El principio básico de la Sociedad era la unión de los diversos Estados y Reinos de la península, como único medio para lograrlo era que Italia debía ser "una  República unitaria, independiente y libre".

Hacia 1833 la “Joven Italia” tenía cerca de 60.000 adherentes, con ramas en varias ciudades. Ese año Mazzini lanzó su primer intento de insurrección, el cual cubre desde la isla de Cerdeña,  Alessandria, Turín y Génova. Sin embargo, el gobierno de Saboya descubrió el complot antes de que comenzara y numerosos revolucionarios fueron arrestados. La represión fue brutal: 12 participantes fueron ejecutados. Mazzini fue juzgado en ausencia y sentenciado a muerte.

A pesar de este fracaso, Mazzini organizó otro levantamiento al año siguiente. Un grupo de exiliados debían entrar en el Piamonte desde Suiza y diseminar la revolución desde ese sitio, mientras que Garibaldi, que recientemente se había unido a la Giovine Italia, haría lo mismo en Génova. Sin embargo, este nuevo intento fue sofocado por las tropas del Piamonte.

En de mayo de 1834 Mazzini fue arrestado y exiliado a Suiza. Luego se dirigió a París, donde fue nuevamente detenido. Fue liberado al prometer que se trasladaría a Inglaterra. Mazzini, junto con unos pocos amigos italianos, se mudaron a Londres en enero de 1837, ese mismo año comenzó a publicar el "Apostolado Popular". Sigue con su actividad revolucionaria, finalmente regresa a Italia en 1872 y mure al poco tiempoen condiciones de suma pobreza.

Día del Librepensamiento.

Durante una reunión mundial de librepensadores y laicistas, evento realizado en Mar del Plata, noviembre de 2012, se resolvió celebrar los días 20 de setiembre de cada año, el “Día del Librepensamiento”,como homenaje a los hombres y mujeres que combaten por la libertad, la igualdad y la fraternidad entre los seres humanos y los pueblos. Entregándoles luces para salir de la oscuridad que significan: los dogmas de las religiones, las mentiras de los poderosos, las supercherías propias de la ignorancia y los errores de la política antidemocrática  muchas veces con tendencias fascistas.

 

Dicha fecha conmemora el Día de la Unidad Italiana y en forma simultánea el Día de la Libertad de Pensamiento en recordación de esa gesta peninsular.

 

En la oportunidad se recordó que el 20 de setiembre de 1870, las fuerzas de Víctor Manuel II, Cavour y Garibaldi entraron en Roma para sellar la unidad italiana, quesignificó la caída definitiva del poder temporal del papado, de su ficticio “derecho divino”; y representó un gran triunfo para las fuerzas democráticas, republicanas y secularizantes del mundo.

Cabe recordar también que Giuseppe Garibaldi, había luchado antes a favor de la República contra las fuerzas imperiales en Brasil y luego había colaborado con las fuerzas liberales que defendieron la sitiada capital del Uruguay entre 1843 y 1851, durante la “Guerra Grande”.

 

Es importante anotar que Giuseppe Garibaldi formó parte de la masonería de Nápoles inicialmente, luego se vinculó con Logias del Brasil en Río Grande do Sul y en la ciudad de Montevideo. Definitivamente de regreso a su país fue elegido Gran Maestre del Gran Oriente de Italia en 1867 y Gran Comendador del Supremo Grado 33°.

VERDI y la MASONERIA.

Durante el dominio napoleónico, se formó en Italia un grupo secreto de resistencia: los Carbonarios. Era una sociedad con características masónicas, liderada por el general francés Joaquín Murat. Su objetivo, como el de laOrden en general, era combatir la intolerancia religiosa, el absolutismo y defender los ideales liberales. También lucharon contra las tropas francesas porque estas estaban realizando, además, el “delito de incautación del patrimonio histórico, arqueológico y artístico de Italia”.

En 1830, como decíamos anteriormente, Giuseppe Mazzini se incorporó a los carbonarios. Luego fue encarcelado por incitar a la rebelión al pueblo junto a otros revolucionarios. Posteriormente, pasó a la acción y fundó la  “Joven Italia”.Su lema era:  Derechos de los hombres, progreso, igualdad jurídica y fraternidad. La sociedad organizó células por toda la península. Muchos masones, señalan los historiadores, pertenecieron a la organización.

Por lo anterior, varios historiadores, presumieron que Verdi pertenecía a la masonería italiana, debido a todos sus contactos, acciones, dichos y otras referencias históricas.

Lo más interesante. Me permito copiar párrafos finales de la investigación realizada por el historiador y masón John Ketley, miembro de la Logia Phoenix Nº 30 de la Gran Logia Nacional de Francia, documento que también fue publicado en diversas revistas masónicas de América, que en una de sus partes dice:

“ … Verdi, sólo después de mucha persuasión emprende la ópera AIDA, para presentarla en El Cairo en 1871… Fue dedicada, sin duda, para una Italia unida… Es apropiado entender que la obra fue un tributo a su amado país al cual había hecho tanto junto a la francmasonería y destacados masones como Víctor Manuel, Garibaldi, Mazzini y otros miembros…”

Uno de sus biógrafos, George Martin, titula un capítulo sobre la vida de Verdi, ¿El Réquiem de un Agnóstico?

Este comenta: “Verdi era un músico anticlerical, pero desde “I lombardi” y hasta “Otello” encontramos plegarias en sus óperas. Su Réquiem es el de un agnóstico, en cuanto no propone una resolución católica, luterana o hindú, propias de los temores que provocan las necesidades filosóficas del hombre, pues sugiere la búsqueda de la verdad o primer causa del Universo”.

 

Verdi y sus mujeres.

Margarita Barezzi fue su primera esposa quién falleció cuando Verdi tenía 27 años. Dos años antes habían fallecidos sus hijos Icilio y Virginia. Tuvo un segundo matrimonio con la soprano Giuseppina Strepponi, con quién por un tiempo fueron “pareja”, esto último muy comentado picarescamente en Milán.

Sus biógrafos resaltan que en los asuntos de “amoríos” no se le conocieron aventuras, pero si puedo decir que amó intensamente a muchas mujeres ampliamente conocidas, nombro algunas: Aiday Amnerisen la ópera Aida; Desdémonaen Otello; la Princesade Éboliy Elisabetta di Valoisen Don Carlo;Gildaen Rigoletto; Azucenay Leonoraen Il Trovadore; y, sin duda, Violettaen la Traviata que necesitó una soprano “absoluta”, como lo fue la Strepponi.

Los especialistas han dicho que para cantar esta ópera se necesitan tres sopranos: en el primer acto una lírico-ligera, luego una lírico spinto en el segundo y, una soprano dramática para el acto final.

Verdi contó con Giuseppina Strepponi, hoy  y por siempre en una sencilla tumba en la ciudad de Milán, junto al recuerdo de todos los que les admiramos.

 

Posibles conclusiones.

 

Sin considerar lo señalado al inicio de este trabajo.

No se conocen documentos escritos que señalen si Verdi fue iniciado en la Orden, pero hay múltiples indicaciones históricas de que si lo era. Lo certifica su importante acción por la unidad italiana, que indudablemente fue una lucha masónica. Está plenamente comprobado que sus líderes, tanto Mazzini como Garibaldi que llegaron a ser Grandes Maestros del Gran Oriente de Italia, fueron sus amigos.

Está comprobado que Cavour fue iniciado en Francia y la pertenencia en la Orden de Mazoni y del poeta Giovanni Camillo Maffei, otros de sus amigos.

Si Verdi no hubiera sido masón, sería el único en los diversos grupos políticos, musicales y “sociales revolucionarios” que frecuentaba permanentemente.

También fueron masones Francesco María Piave y Arrigo Boito, ambos escribieron los libretos de la mayoría de sus óperas.

Durante su vida Verdi se comportó como un verdadero masón, en lo que se refiere a sus bienes. Fue muy generoso con las viudas del libretista Piave y del escritor Salvatore Cammarano, entre otros fallecidos. Aportó importantes cifras para “La Comuna de París de 1871” a través del H:. Camille Du Locle. Fundó el ya mencionado hogar para músicos desamparados. Todas sus actuaciones personales y económicas las manejó con mucha discreción. Fue un permanente censor del Papa y de la Iglesia Católica, a la cual consideraba “completamente equívoca”. Todo esto ha sido ratificado por sus biógrafos.

Sin duda, todos los masones lo podemos reconocer como tal.

 

Su paso al O:. E:.

Giuseppe Verdi pasó a D:. E:. O:. E:. el 27 de enero de 1901, en Milán, debido a un derrame cerebral. Durante su agonía las calles de Milán, cercanas a su residencia, fueron cubiertas de paja para que los carruajes no le molestaran con sus ruidos.

Verdi dispuso que su funeral debiera ser sin ostentación de ninguna clase. Efectivamente fue enterrado en forma privada. Posteriormente sus restos fueron trasladados a la Casa di Riposo per Musicisti, (la Casa Verdi) y resultó inevitable que una multitud hiciera calle al paso del cortejo y un canto de un millar de personas, entre otros el coro del teatro de la Scala de Milán, le despidieran con su “Va pensiero sull´ati dórate”, bajo la dirección de Arturo Toscanni.

 

Terminamos este trabajo con una referencia simbólica, bella y original al señalar el dolor por la partida al O:. E:. de nuestro QH:., presentada en la película “Novecento”,del director Bernardo Bertolucci. Tras un primer episodio que se desarrolla en abril de 1945, en una región italiana, luego de la caída del fascismo, donde transcurre toda la historia del film, la acción retrocede al comienzo del siglo XX…, y como si se tratara de una aparición, surge un jorobado parecido al personaje principal de la ópera Rigoletto (de fondo la música de la obertura de esta ópera), este anuncia a voces:

 

¡ Giuseppe Verdi ha muerto !…

¡ Giuseppe Verdi ha muerto ! …

¡ Giuseppe Verdi ha muerto ! …

al parecer como que se lamentara el propio personaje operístico, conmovido por la muerte de su creador, al inicio del siglo.

Los caminos que hoy recorre Verdi junto a Giuseppina… nos son desconocidos.

Hoy rindo un homenaje fraternal.

Bibliografía:

L'intensa vita di un genio. Á. Casso.

Verdi e l'unificazione italiana. A. Conde.

Enciclopedia "Gioielli di musica".

Rivista  del G. O. d´Italia – Massoneria Oggi

Vari documenti del WEB e fascicoli internazionali.

 

APORTE desde Italia:

Pietro T. Gallo

2018

(Traducción libre de los Editores)

Close Menu