Libre Pensamiento en Polonia

Me siento honrada y contenta de ser una de las fundadoras y los fundadores de la Asociación Internacional del Librepensamiento. Mi mandato fue dado por varias organizaciones polacas, entre ellas la Asociación Polaca de los racionalistas, la Asociación de Librepensadores Lyszczynski K. y la Asociación Polaca de Ateos que han aprobado el proyecto de Manifiesto de la Libertad de Conciencia por unanimidad. Esta es una señal muy alentadora que demuestra que las ideas del Manifiesto son poderosas y capaces de reunir a su alrededor un movimiento que hasta ahora disperso y desunido en mi país. Ya era hora de hacer frente a la ofensiva sin precedentes por el fundamentalismo religioso de todos los colores.

Entre las ideas que nos unen, una de ellas es el centro y a través de ella comienza el Manifiesto:

La humanidad ha nacido libre.

El derecho a pensar libremente, la libertad de conciencia es la primera condición para todas las demás libertades, a todos los demás derechos humanos, incluso el más básico. El hombre puede sufrir de hambre y seguir siendo un ser humano. El hombre sin conciencia se convierte en un animal. La libertad de conciencia implica la libre discusión de cada idea, el pensamiento crítico a cualquier verdad establecida, el rechazo del dogma, comenzamos con el dogma religioso que alimenta el oscurantismo y el fanatismo.

Uno podría pensar que el Siglo de las Luces que siguieron siglos con gran éxito en la ciencia han aplastado las guerras infames y religiosas, el odio al progreso y a la libertad. Pero nos encontramos, ¡ay! en el siglo 21, el sonido de las campanas y los cantos de muecín o cantores continúan sus esfuerzos para silenciar la voz de la libertad de conciencia. De hecho, simplemente acompañan el sonido mucho más discreto: el zumbido del dinero en billetes. Porque, contrariamente a las declaraciones, son los intereses de los ricos que las instituciones religiosas representan desde siglos. Hoy en día no es diferente. No es casualidad que durante el reinado del dogma neoliberal, las fuerzas políticas conservadoras aliadas a las iglesias protegen los intereses del capital. Si la humanidad ha de continuar su camino hacia la libertad, debe hacer frente la alianza sagrada tripartita del trono, del altar y de la Bolsa.

La naturaleza no ha creado ni valores, ni religiones, ni iglesias, ni la censura, ni la propiedad. Los Dioses, las iglesias, las supersticiones, los dogmas son creaciones humanas y nada más. Lo que la humanidad ha hecho, se puede deshacer.

Yo represento también a las feministas de Polonia, al menos esta parte del  movimiento, que de manera abierta condena enérgicamente la opresión y la discriminación de las mujeres por las religiones. Misóginas y patriarcales las religiones privan a las mujeres de sus derechos humanos, incluido el derecho de las mujeres a disponer libremente de su cuerpo o de otorgar a las mujeres la condición de la mitad de un ser humano. Este no es el momento ni el lugar, ni a presentar la lucha, aún sin terminar, las mujeres por su libertad, su emancipación y la igualdad de los hombres. Sin embargo, todavía estaría en condiciones de recordar que a menudo las mujeres participaron en los movimientos de liberación en masa para luego ser enviadas de vuelta a la cocina, podría ser nombrada la Revolución Francesa, así como muchas otras revoluciones y movimientos, por ejemplo, Argelia, Irán y Polonia. Sin garantizar la libertad de la mitad de la humanidad, no se le ocurriría liberar a la humanidad.

Así que yo diría que la humanidad — hombres y mujeres — nació libre.

La Polonia crucificada de hoy, desde la cruz parlamentaria hasta la de la guardería, con la prohibición del aborto, el delito de violación de los sentimientos religiosos, la catequesis en la escuela y donde la iglesia es la mayor propietario de tierras – demuestra que el ateísmo y el libre pensamiento mucho menos no se puede imponer por la fuerza política. La única fuerza que puede hacer eso es la razón.

La libertad de conciencia como toda libertad puede reclamarse en las calles pero surge en la cabeza. Está en la cabeza de la gente que puede razonar superar la ignorancia, la ciencia puede vencer a la oscuridad, la libre investigación puede superar el dogma. Es en la cabeza que hay que ganar la batalla por la libertad de conciencia como una condición previa para la emancipación humana.

¡Cada vez más conciencia… más luz!

Por Nina SANKARI

Asociación Polaca de Ateos

(Traducción libre de los editores)

Compartir este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Opine sobre el artículo aquí:

Eudald Carbonell: «Si no se hace nada, la próxima pandemia vendrá y provocará el colapso de la especie»

El antropólogo, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1997, alerta de la falta de conciencia crítica y de la necesidad de romper con la globalización para garantizar nuestra supervivencia