¿Los Templarios en América?

Los Templarios instigaron la organización en gremios canteros e introdujeron nuevos métodos de construcción utilizando las habilidades que en parte habían aprendido en Jerusalén. Antes de los Templarios, los edificios europeos habían sido construidos con un sentido práctico y para la defensa, en general estructuras planas muy poco inspiradas en el diseño. En el espacio de unas pocas décadas, Europa fue testigo de la aparición de una serie de nuevas iglesias y catedrales, con altos techos abovedados, arbotantes y deslumbrantes vitrales. Todo lo cual sirvió para poner las bases para el renacimiento futuro y los Templarios fueron en gran medida la fuerza motriz detrás de él.

Puede parecer un poco exagerado decir que nuestro mundo moderno se basa en la mentira y la fabricación. Un ejemplo claro es atribuirle a Colón el “descubrimiento” de América en 1492 habiendo evidencias rotundas que sugieren que otros muchos habían visitado América antes de Colón: como los antiguos egipcios, los fenicios, algunas tribus africanas, los vikingos y los europeos de la Europa medieval. A pesar de esto desde diversos organismos se sigue impulsando la línea de que “Colón descubrió América”.

Hay muchos indicios de que otras personas de diferentes culturas precedieron a Colón, así que ¿por qué cuando hay tantas pruebas que sugieren que otras culturas precedieron a Colón, no oímos más acerca de que esta posibilidad se está investigando?

 ¿Podría ser que ciertos poderes tienen un interés creado en mantener la verdadera historia en secreto?

Varios hallazgos dan credibilidad a la teoría de que los Caballeros Templarios estuvieron en América antes de Colón, y  añade un toque aún más intrigante a la historia del descubrimiento de América. Una de estas pruebas son las ruinas de una iglesia redonda, construcción que imitaría al Santo Sepulcro de Jerusalén y es posible, dicen los investigadores, que tuviera alguna relación con las Cruzadas, los Templarios, la Orden de Malta o la Francmasonería.

Su fecha de construcción se sitúa en 1130, fundada por la Hermandad del Santo Sepulcro. También se la conoce bajo el nombre de “la Iglesia Redonda”, dada su forma; es una de las cuatro iglesias medievales de estas características que hay en Inglaterra.

La Iglesia Redonda de Cambridge (UK)

En el siglo XIII se añadió a la construcción un presbiterio rectangular, que fue posteriormente reconstruido en el siglo XV, durante el cual también se añadió un campanario, que desapareció en la restauración del siglo XIX.

La Orden de los Caballeros Templarios fue fundada en Jerusalén en 1118, cuando nueve caballeros franceses con el consentimiento del rey Balduino se dedicaron a proteger a los peregrinos que iban a Tierra Santa. Gracias a esta hazaña, tiempo después se les concedió permiso para permanecer en las ruinas del Templo de Salomón (de tanta importancia simbólica en la francmasonería), y fue precisamente aquí donde, según algunos investigadores, se hicieron los descubrimientos que finalmente cambiarían el curso de la historia.

Una vez establecidos en las ruinas comenzaron unas excavaciones que arrojaron tesoros incalculables, tanto en términos de riqueza material como en conocimiento, aún más precioso. Parece ser que a través de este conocimiento, los primeros templarios obtuvieron una visión que les permitió poner en duda gran parte del cristianismo ortodoxo. Una visión a través de la cual se reconoce que la Iglesia había malinterpretado gran parte de la enseñanza original cristiana: como el nacimiento virginal, la crucifixión, la resurrección y la reencarnación.

Según el escritor e investigador David Hatcher Childress: “Para los Templarios, la iglesia verdadera, una que enseña el misticismo, la reencarnación y funciona bien estaba siendo reprimida por un poder oscuro que se llamaba la única fe verdadera.”

Y en caso de que pienses que el cristianismo nunca ha enseñado nada acerca de la reencarnación, tomen nota: antes del Concilio de Nicea, la idea de la reencarnación era una parte integral de la fe cristiana. Sin embargo esta idea terminó con el primer Concilio de Nicea en el 325 DC. Convocado por el emperador Constantino de Roma, el Consejo da liquidación efectiva a varias disputas teológicas y ratificó lo que se convertiría en la Ley del Sacro Imperio Romano, la versión oficial de la palabra de Dios. En el proceso, la propia noción de la reencarnación como parte de la fe cristiana fue enviada a la papelera de la historia.

Armados con este conocimiento nuevo, el poder y la influencia de la Orden de los Caballeros Templarios aumentó rápidamente. A mediados del siglo XIII, la Orden poseía cerca de nueve mil castillos y casas solariegas en toda Europa. Además de ser una potencia política y militar,  también se convirtió en una fuerza a tener en cuenta en los campos de la cultura y la metafísica.

Los Templarios instigaron la organización en gremios canteros e introdujeron nuevos métodos de construcción utilizando las habilidades que en parte habían aprendido en Jerusalén. Antes de los Templarios, los edificios europeos habían sido construidos con un sentido práctico y para la defensa, en general estructuras planas muy poco inspiradas en el diseño. En el espacio de unas pocas décadas, Europa fue testigo de la aparición de una serie de nuevas iglesias y catedrales, con altos techos abovedados, arbotantes y deslumbrantes vitrales. Todo lo cual sirvió para poner las bases para el renacimiento futuro y los Templarios fueron en gran medida la fuerza motriz detrás de él.

Sin embargo, para entonces el poder de los Templarios y su influencia se había incrementado en demasía. Eran los prestamistas de media Europa, así que el 13 de octubre de 1307, Felipe IV de Francia “El Hermoso”, endeudado con la Orden del Temple, ordenó el arresto de todos los miembros que se encontrasen en territorio francés acusándolos de herejía, aunque su verdadera motivación fue hacerse con los numerosos bienes que la Orden tenía en Francia y evitar el pago de las deudas que mantenía con la misma.

Con la bendición del Papa Clemente V, el rey Felipe de Francia hizo una lista de cargos contra la Orden, acusándolos falsamente desde la homosexualidad, el aborto, la nigromancia y la utilización de las artes negras. En la madrugada del viernes 13 sus soldaros apresaron, interrogaron, torturaron y quemaron a los Templarios capturados.

Sin embargo, muchos escaparon, incluyendo la flota templaria, que navegó a un refugio en Escocia. En aquel momento Escocia era gobernada por Robert the Bruce que les da cobijo. A cambio, los caballeros templarios juegan un papel crítico en la batalla de Bannockburn. En el momento en el que la batalla iba en contra de los escoceses y superados en número dos a uno por los ingleses, de repente se vieron reforzados por un contingente de caballeros montados, con largas barbas y una cruz roja pintada en sus túnicas blancas, los recién llegados ayudaron a inclinar la lucha favor de los escoceses.

Los barcos templarios no estuvieron anclados durante mucho tiempo en Escocia,  y una gran parte de la flota, compuesta por 12 barcos y más de 300 hombres, zarpó el otro lado del Atlántico para refugiarse en los Estados Unidos.

¿Los Estados Unidos?  ¿Cómo sabían de la existencia de los Estados Unidos?

De acuerdo con Knight y Lomas, los autores masónicos de “La Clave Masónica”, los primeros Caballeros Templarios pudieron haberse hecho con manuscritos secretos cuando residieron en el Templo de Salomón en Jerusalén.

Entre estos manuscritos de la secta de los mandeos, que creían que Juan el Bautista era el verdadero Mesías y que las almas de los buenos se fueron a una tierra lejana a través del mar, una tierra maravillosa, una tierra prometida marcada por una estrella llamada… “Ie Merica”. Que nos recuerda al grabado en roca de un caballero medieval en Westford, Massachusetts, el caballero lleva un escudo grabado representando el emblema de un buque después de una sola estrella brillante. Hoy en día el grabado esta muy deteriorado pero hay bibliografía más que suficiente.

Por tanto, es muy posible que, residiendo en el templo de Salomón, los Templarios encontraran referencias a nuevas tierras a través del mar, así como el nombre de “le Merica”, que a su vez llevó a sus descendientes a sus costas legendarias. Hay que subrayar unas ruinas recientemente descubiertas en la Patagonia, en las que aparece un embarcadero antiguo y unos muelles vestidos con losas de piedra con una cruz templaria, que a su vez ha llevado a algunos investigadores a especular que los Templarios pueden haber viajado mas a América del Sur que a América del Norte.

Yendo más allá, si pensamos en la ingente cantidad de plata de la que disponían, no es descabellado pensar que pudieron conseguirla de las minas de Argentina. Sin embargo, incluso si este fuera el caso, los caballeros templarios no serian los primeros, ni siquiera los primeros de la Europa cristiana, en visitar América.

¿Qué más se oculta?

Compartir este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Opine sobre el artículo aquí:

Eudald Carbonell: «Si no se hace nada, la próxima pandemia vendrá y provocará el colapso de la especie»

El antropólogo, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1997, alerta de la falta de conciencia crítica y de la necesidad de romper con la globalización para garantizar nuestra supervivencia