VIII Congreso de la AILP 2020

Ha llegado a “francmasonpuntocom” la siguiente invitación, la cual es importante retrasmitir a nuestros lectores:

Madrid, 4 de marzo de 2020

A las organizaciones laicistas, de librepensamiento, humanistas, de ateos, de las obediencias masónicas, organizaciones sindicales, a las comunidades educativas, a las organizaciones políticas y a todas aquellas entidades, redes y plataformas que luchan por la separación del Estado de las religiones y por una Enseñanza verdaderamente laica.

En nombre de la asociación Europa Laica (España), que formamos parte de la AILP, tenemos el honor de convocaros e invitaros a participar en la ciudad de Madrid, el día 19 de septiembre de 2020, al octavo Congreso de la Asociación Internacional de Librepensamiento, que -en esta ocasión- se desarrollará bajo la denominación de: “Escuela Laica y laicidad en la Enseñanza” – (Los ataques a la libertad de conciencia en la escuela de hoy)

Congreso en el que abordaremos los principales retos de la escuela actual, desde la perspectiva de la libertad de conciencia.

Lugar de celebración: Círculo de Bellas Artes de Madrid (Salón Ramón Gómez de la Serna) Calle Alcalá, 42.

Un saludo fraternal,

Antonio Gómez Movellán. 

Presidente de Europa Laica, en nombre de la junta directiva.

Francisco Delgado

Coordinador del Congreso

“Francmasonpuntocom” aprovecha la oportunidad para realizar algunos alcances sobre la historia del librepensamiento y la AILP.

Los librepensadores se organizan en el mundo.

El historiador y filósofo, Pedro Álvarez Lázaro, en uno de sus libros escribe sobre la masonería española y, también, se refiere a la historia de la organización de los librepensadores, señalando a Bélgica como la gran protagonista y luego a otros países de Europa.

En una de sus informaciones dice: “El librepensamiento tiene su inicio en 1863 en Bruselas, junto al movimiento obrero y el apoyo determinante de la masonería”.

También señala: “En 1864 se crea la “Liga Educativa” que luchó por la laicización de las escuelas del país; en 1873 se constituye la “Federación de las Sociedades Racionalistas de Bélgica”.

Además escribe que en 1872 el Gran Oriente de Bélgica elimina la obligación de creer en el GADU, en la inmortalidad del alma y otros dogmas ajenos a la racionalidad de la Orden. Esta importante decisión para la fracmasonería, cinco años después, es acordada por el Gran Oriente de Francia. Lo cual fue “todo un escándalo para los masones de Estados Unidos e Inglaterra”.

“Lo anterior fue consecuencia de un amplio movimiento librepensador de los años 30 del siglo XIX”.

Por su parte, documentos franceses señalan que: “la organización laicista tuvo su origen en las convulsiones sociales. En 1830, después de « Journées de Juillet », se formaron los primeros círculos de librepensadores. La revolución de 1848 vio su multiplicación. Y, en 1870, después del aplastamiento de la Comuna de París y la Comuna de Lyon, se confirmó el deseo de crear una unión”. 

En tanto, en Bruselas se inician las sociedades librepensadoras, las que se radicalizan en 1880 con el lema; “Ateísmo, materialismo y reivindicación”, lo que lleva a la creación de la Federación Internacional del Libre Pensamiento. 

Luego vienen sucesivos congresos en Ámsterdam 1883, Amberes 1885, Londres 1887, París 1889, Madrid 1892, nuevamente Bruselas 1895, París 1900, Ginebra 1902 y Roma 1904.

En este congreso de Roma, con gran éxito de concurrencia internacional, se acordó una importante declaración que ha servido de pauta a los innumerables encuentros posteriores sobre el tema. Acompaño una síntesis de dicha declaración.

« El libre pensamiento es un método, es decir una manera de conducir el pensamiento y luego las acciones en todos los ámbitos de la vida individual y social. No es una doctrina. Este método se caracteriza por el compromiso de buscar la Verdad de cualquier manera que sea y únicamente con los recursos naturales del espíritu humano y con las únicas luces de la razón y de la experiencia. No busca por tanto afirmación de verdades particulares.

El Libre Pensamiento se puede enfocar desde un punto teórico en lo intelectual o práctico en lo social.

Una de las propiedades del Libre Pensamiento es facilitar una regla de vida tanto a los individuos como a las sociedades, sin apoyar opiniones especulativas que interesarían solamente al pensamiento individual. También propone a la sociedad organizarse por medio de las leyes de la razón.

El primer deber de una sociedad que se inspira de este método es eliminar de todos los servicios públicos (administración, justicia, enseñanza, asistencia social y otros)  todo aspecto confesional. Ello significa estar ajenos a toda influencia religiosa, excluyendo rigurosamente todo dogmatismo implícito o explicito.

El Laicismo integral del Estado es la aplicación del Libre Pensamiento en la vida colectiva de la sociedad.  Exige la separación de las iglesias del Estado, sin que esto sea un reparto de poderes entre dos potencias, garantizando las opiniones religiosas con libertad pero a la vez negándoles todo derecho de intervención en los asuntos públicos.

El Libre Pensamiento no puede cumplir su meta si no se propone realizar socialmente el ideal humano. Tiene que encaminarse hacia la institución de un régimen político, en el cual ningún ser humano podrá ser sacrificado o  desatendido por la sociedad. En consecuencia nadie será excluido, directa o indirectamente,  de la posibilidad de ejercer todos sus derechos y cumplir todos sus deberes de hombre.

Luego, el Libre Pensamiento genera una ciencia, una moral y una ética sociales que, perfeccionándose por el mismo progreso de la conciencia pública constituirá un régimen de justicia. La justicia social es la base dada por la humanidad a su propio gobierno.

En otros términos, el Libre Pensamiento es laico, democrático y social, es decir que, en nombre de la dignidad de la persona humana, no acepta el poder abusivo de la autoridad en materia religiosa, el privilegio en materia política y el capital en materia económica.

La sociedad, basada en el libre pensamiento, debe rechazar a toda autoridad que pretenda imponer sus creencias basadas en revelaciones, milagros, tradiciones, infabilidad de un hombre o de un libro, que ordenen el sometimiento a dogmas o verdades a priori de una religión o de una filosofía.

No pudiendo limitarse a la manifestación negativa respecto a los dogmas y a los credos, el Libre Pensamiento pide a los hombres un esfuerzo valioso para hacer efectivo sus ideales con medios humanos.

Se rehúsa à dar a su concepción de ideal el carácter absoluto e inmutable que se atribuyen abusivamente las religiones. Cree en la ciencia y la conciencia humana que le obligan a moverse en lo relativo y a someterse a la leyes del progreso.

Lejos de caer en la tentación de construir prematuramente un sistema definitivo, el Libre Pensamiento propone a la humanidad, buscar sin cesar la verdad en la ciencia, el bien en la moral y lo hermoso en el arte. También deberá estar dispuesta a informar del resultado de sus investigaciones, para complementarlas, corregirlas y modificar sus descubrimientos ».

Luego vinieron los congresos de París 1905, Buenos Aires 1906, Praga 1907, Bruselas 1910, Múnich 1912 y Lisboa 1913. Las dos guerras mundiales afectaron las actividades y al final del último conflicto se activó la Unión Mundial de Libres Pensadores que, pronto por problemas relacionados con la Guerra Fría, perdió toda actividad.

En los años 90 el Libre Pensamiento francés inició conversaciones, aprovechando las reuniones masónicas internacionales, con delegados que eran además directivos de grupos laicistas, para reactivar la organización del libre pensamiento. Entre otras se puede señalar a: la Alianza Internacional de Ateos; American Atheists de USA.; Associazione Nazionale del Libero Pensiero; Fèdèration Nationale de la Libre Pensée française; International Humanist and Ethical Union “IHEU”; Libres penseurs athées, — Canada; National Secular Society, United Kingdom;  Polish Atheist Coalition; Unión de Ateos de España. Por latinoamérica: la Fundación Equinoccial del Ecuador; el Centro Cultural Valentín Letelier de Chile; Instituto Laicos de Estudios Contemporáneos ILEC – Argentina y el Instituto Laicos de Estudios Contemporáneos  ILEC XXI – Chile. 

En el 2007 se propuso aprovechar la próxima reunión mundial de la “IHEU”, considerando que podría ser un lugar de reunión de libre pensadores y humanistas seculares. También se pensó que la cooperación podría ser beneficiosa, con esta prestigiosa organización.

Este encuentro se realizó entre días 9 al 15 de agosto de 2011, efectuado en el Centro de Convenciones de Oslo – Noruega, con participación de 500 delegados de los 5 continentes. El día 10, en el auditórium de dicho Centro, se reunieron 149 de estos delegados, los que constituyeron la Asociación Internacional de Libre Pensamiento (AILP).

El Libre Pensamiento de Francia tuvo la responsabilidad de coordinar el evento con el nombre de: « Importancia del Laicismo, del Libre Pensamiento, Congreso OSLO 2011 » invitando a las organizaciones conocidas por su pensamiento laicistas. La invitación manifestaba que esta nueva organización estaría integrada por mujeres y hombres librepensadores del mundo y, también, de algunas de sus organizaciones nacionales con dicha temática.

Se aclaraba que los adherentes podían ser miembros de la Orden masónica; centros de laicistas, agnósticos, ateos, escépticos, buscadores de la verdad; entre otros; quienes podían adherían a la AILP, sin la necesidad representar a éstas y menos comprometerlas.

En lo masónico era un paso transversal a la unidad de  tendencias  y, además, de fundamental  importancia en los esfuerzos sobre los derechos del hombre y la búsqueda de la verdad, compartiendo la necesidad  de dirigir las iniciativas hacia el laicismo y la libertad absoluta de conciencia.

Como guía de los primeros trabajos se consideró como muy importante la Declaración de Roma de 1904, sin dejar de lado las principales Conferencias de la Federación Internacional del Libre Pensamiento, desde el congreso fundacional en Bruselas en 1880.

A esta fecha miembros de la masonería femenina, mixta, tradicional, liberal y, otros importantes conglomerados internacionales, han adherido plenamente a los trabajos de la AILP pues sus postulados representan plenamente lo que la francmasonería ha manifestado a través de la historia.

Los Editores de este Portal, hemos solicitado a los Directivos de la AILP, una detallada información de las actividades de su organización, para informar detalladamente sobre la misma.

Artículos Relacionados